La conexión con Renfe retrasa a principios de 2010 la apertura del túnel del Serantes

Fomento ultima el enlace ferroviario con el trazado de Cercanías en Ortuella, la electrificación del itinerario y el acabado de la galería

SONSOLES ZUBELDIA| BARAKALDO
Un operario revisa un plano en el interior de la galería. / IGNACIO PÉREZ/
Un operario revisa un plano en el interior de la galería. / IGNACIO PÉREZ

Aún faltan unos meses para que el majestuoso túnel del Serantes esté operativo. De hecho, fuentes del Gobierno central estiman que los trenes de mercancías no podrán atravesar el nuevo trazado ferroviario de cuatro kilómetros diseñado por el Ministerio de Fomento entre el 'Superpuerto' y el polígono Abra Industrial de Ortuella hasta 2010. Pese a que la puesta en marcha del nuevo recorrido estaba inicialmente prevista para finales del año pasado, todavía resta por culminar el enlace con la línea C-2 de Cercanías Renfe a través de 400 metros de falso túnel, la electrificación del itinerario y el acondicionamiento de la galería.

Esta pieza estratégica para la futura red ferroviaria vizcaína busca agilizar el creciente volumen de mercancías procedentes del Puerto de Bilbao, que condiciona la circulación viaria por la notable presencia de camiones. Una vez finalizada la obra, el siguiente paso será construir la Variante Sur ferroviaria y unir ambos trazados en Ortuella. Algo que no ocurrirá, al menos, hasta 2013. Y es que Fomento aún no ha establecido el trazado definitivo. Todavía hay cientos de alegaciones de diferentes asociaciones e instituciones locales sobre la mesa. La variante será una infraestructura de 18 kilómetros que irá soterrada hasta Basauri para enlazar con la 'Y' vasca.

En la actualidad, las mercancías del puerto -cerca de 850.000 toneladas al año- se transportan por la línea de Cercanías Renfe que discurre entre Bilbao y Santurtzi -C-1-. Con el túnel del Serantes, el nuevo trazado se unirá con la línea C-2 , que enlaza la capital vizcaína y Muskiz, una vía que se encuentra bastante deteriorada por su antigüedad.

Han transcurrido ya casi cuatro años desde que los operarios de la UTE formada entre FCC y Construcciones Olabarri comenzaran a excavar el túnel. Con un presupuesto de 47,5 millones de euros, el proyecto fue tomando forma con explosivos 'Goma 2 Eco' por la boca de Zierbena. Al principio, los ingenieros pensaron en acometer los trabajos desde ambos lados del Serantes, pero los problemas surgidos en Ortuella con las expropiaciones y algunas redes de saneamiento y suministro de agua hicieron que finalmente se decantasen por abrir la galería desde el 'Superpuerto'.

Aún así, el ingeniero de Fomento que dirige la obra, Pedro Lekuona, apunta que los trabajos precisaron desviar las tuberías de abastecimiento y el arroyo Granada unos 200 metros. «Nunca fue necesario cortar el suministro y el arroyo volverá a su trazado habitual en cuanto acabe el proyecto», aclara el experto, que acompañó y explicó a EL CORREO junto a su equipo de técnicos los pormenores del proyecto a través de un recorrido por las entrañas del Serantes.

Explosiones de segundos

Como media, los operarios excavaron «entre dos y cinco metros» al día, a razón de 80 kilos de explosivo para cada 1.000 metros. Un imponente 'Jumbo' de tres brazos neumáticos acometía perforaciones en la roca para colocar las cañas en las que se situaba la dinamita. Las explosiones se prolongaban durante cerca de tres segundos, ya que los detonadores no se activaban a la vez. Cada operación era supervisada por la Guardia Civil, que también vigilaba la destrucción de la 'Goma 2 Eco' sobrante. Se generaron «más de un millón de toneladas» de escombros que luego han sido 'reciclados' «como rellenos para ampliar los diques del puerto».

La galería terminó de excavarse en mayo del año pasado. El siguiente eslabón era acometer la conexión con la línea de Renfe. La estructura del falso túnel de 400 metros que unirá el trazado del Serantes con la C-2 «ya está hecha», comenta Lekuona. Sólo falta sacar la tierra con excavadoras. Esta operación se prolongará «unos cuatro meses».

Más tarde habrá que colocar las vías y comenzar a acondicionar el túnel, que ha sido revestido de hormigón y cerchas de acero para reforzar las secciones y ya cuenta con una veintena de bocas de incendios.

Según fuentes del Gobierno central, los raíles se comenzarán a instalar «en octubre». Con anterioridad, se empezarán a colocar los tres centros de transformación que dotarán de suministro eléctrico al túnel. Por último, los operarios instalarán el alumbrado, tres bloques de ventiladores y varios detectores de gases. Lekuona, orgulloso de haber dirigido las obras del «túnel ferroviario más largo de Euskadi», afirma que, cuando el nuevo trazado se conecte a la Variante Sur Ferroviaria, aumentará notablemente la capacidad de transporte de mercancías desde el puerto. En la actualidad, salen «entre diez y doce trenes diarios», pero la nueva infraestrauctura permitirá aumentar «ampliamente» esa cifra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos