Newman se zampa 50 huevos duros

EL CORREO lanza mañana el DVD de 'La leyenda del indomable', un memorable drama carcelario

O. L. BELATEGUI
Newman se zampa 50 huevos duros

Quizá su título, 'La leyenda del indomable', no se traduzca inmediatamente en imágenes. Pero bastan dos palabras -'huevos duros'- para provocar una sonrisa de complicidad. Sí, esta es la película en la que Paul Newman se zampaba cincuenta huevos cocidos por una apuesta. Según Dennis Hopper, que tenía un papelito en el filme, el actor no se comió los cincuenta mientras se repetían las tomas, pero sí un par de docenas. El cólico fue de aúpa, al igual que las insolaciones provocadas en el rodaje bajo el tórrido sol californiano. EL CORREO lanza mañana en DVD una de las cintas más populares de Newman, por sólo 5,95 euros más el precio del diario.

Stuart Rosenberg dirigió en 1967 un drama carcelario que le permitió a su protagonista bordar una vez más el papel de canalla carismático. El frío Luke Jackson (el título original es 'Cool Hand Luke') es condenado a dos años de trabajos forzados por haberse cargado unos parquímetros en una noche de borrachera. Su rebeldía ante la injusta condena no flaqueará durante su estancia en la inhumana prisión. «Miradle. Sonríe como un bebé y muerde como un cocodrilo», espeta su colega en prisión, un bruto noble que le proporcionó a George Kennedy el Oscar al mejor actor secundario.

Rosenberg y Newman alcanzaron tal sintonía que repitieron en 'Un hombre de hoy', 'Los indeseables' y 'Con el agua al cuello'. Descacharrante a ratos y sobrecogedora en otros, 'La leyenda del indomable' ocupó siempre un hueco en el corazoncito del actor, harto de su imagen de 'sex symbol': «Es frustrante que después de haber sudado películas como esta sólo sea el tipo que vuelve locas a las mujeres».