«Hacen falta locales más allá del Campos y el Arriaga»

S. VÁZQUEZ| BILBAO

-Bilbao sumará dentro de pocos meses el Teatro Campos a su oferta, otro punto a favor de las Artes Escénicas.

-Es la reproducción del Arriaga, con patios de butacas y palcos... Además, el Campos es la SGAE y estará marcado por su sentido de lo que es o no es interesante. Hacen falta locales más allá del Campos y el Arriaga, pensados para otro tipo de espectáculos y de público, que permitan una relación distinta con el espectador.

-Bueno, en la villa hay algunas salas más alternativas.

-La Hacería, Kontainer... pero si se aplicasen las normativas vigentes tendrían que cerrar ambas salas por motivos de seguridad. Y que me perdone la gente que trabaja allí, que tiene todo mi reconocimiento por su maravillosa labor y por su voluntad de moverse.

-¿Cuál es su modelo de ciudad ideal para hacer teatro?

-Cualquiera de Cataluña. Por el interés que ha manifestado la burguesía catalana con su patrimonio cultural, cosa que no ha tenido la vasca. Para mí es el modelo; salas de diferentes tipos, institutos de teatro... Y, sobre todo, mucho orgullo cultural.

-¿A los políticos locales les preocupa la cultura o sólo les interesa por su realce turístico?

-A veces confunden el ocio con la cultura. Parece que sólo quieren rellenar un gran calendario. Ahí está ese boletín municipal donde sale todo mezclado. Vamos, que se complacen en anunciar todo lo habido y por haber para decirse a sí mismos que la ciudad cuenta con una gran oferta. Y no es eso, hay que potenciar que aquí se creen cosas. Que una persona que viene a ver el Guggenheim y echa una mirada a la cartelera no encuentre exactamente lo mismo que en Logroño o en Madrid.

-¿Se va a lo seguro?

-Lo difícil es crear. Programar es muy fácil, no se corre ningún riesgo, se traen cosas que se saben que van a funcionar y se recurre a la ayuda pública. Y yo creo que la empresa pública tiene que asumir niveles de riesgo que la iniciativa privada no tiene la obligación de afrontar.