Condenan a 24 años al asesino de una chica en la sala Fania de Bilbao

Seccionó la yugular de la víctima con un cuello de botella en medio de una pelea en la discoteca de la que le habían echado

AINHOA DE LAS HERAS BILBAO
Ertzainas se llevan a uno de los detenidos. / LUIS CALABOR/
Ertzainas se llevan a uno de los detenidos. / LUIS CALABOR

Alexander M.D., colombiano de 21 años, ha sido condenado a 24 años y medio de prisión por el asesinato de su compatriota Cristina Isabel, de 25, durante una trifulca en la discoteca Fania del barrio de Deusto, el pasado 24 de junio de 2007. La sala, de ambiente latino, fue clausurada por el Ayuntamiento bilbaíno a raíz del crimen.

Según la sentencia, dictada por la Sección Segunda de la Audiencia vizcaína a la que ha tenido acceso este periódico, el homicida atacó a la víctima, que se encontraba sentada en un taburete junto a la barra, con un cuello de botella, con el que la seccionó la yugular. Algunos testigos recordaron en el juicio que todo empezó con una cubitera, alrededor de las tres y media de la madrugada. El acusado, que estaba con unos amigos en una mesa bebiendo ron, pidió a una camarera hielos y como ésta no se los dio, le lanzó una cubitera a la cabeza.

Un portero, ayudado por un cliente, le expulsó del local, pero él volvió a entrar por la puerta de emergencia que se encontraba abierta. Por este motivo, el tribunal considera a la discoteca responsable civil subsidiaria y, como el condenado se ha declarado insolvente, tendrá que hacer frente a una indemnización de 150.000 euros a los herederos -la madre y un hermano- de Cristina Isabel.

Una vez dentro, se dirigió hacia el joven que había ayudado al vigilante a echarle, pero como él se zafó, dirigió su «ira» contra la chica con la que había bailado durante la noche, Cristina Isabel. En un acto de «venganza», la agarró del hombro y le hundió el cristal en el cuello. La joven se llevó las manos a la herida, dio varios pasos y cayó fulminada. Murió en pocos minutos desangrada, según los forenses que le practicaron la autopsia. El corte se produjo con un «arma atípica», un pico o cuello de botella, -aunque algunos testigos apuntaron en un principio a un cuchillo-, «con un filo irregular», que le seccionó la arteria carótida derecha.

«Volaron botellas»

Después de la agresión, «volaron botellas y un taburete» en la pista y se iniciaron varias peleas. De hecho, la versión de la defensa, descartada por la sala, alegaba que la chica podía haber sido alcanzada por el lanzamiento de uno de estos cascos.

Alexander M.D., conocido como 'El moreno', que se encontraba en situación irregular en España, ha sido condenado también por causar lesiones a otros dos jóvenes, a uno con armas peligrosas, a las penas de 1 y tres años y medio de prisión, que se suman a los 20 años por asesinato alevoso, mayor de la que solicitaba el Ministerio fiscal.

Según el tribunal, en este caso ha quedado acreditado el 'animus necandi', la intención de matar, por el tipo de arma utilizada, la zona vital a la que fue dirigida y la intensidad del golpe. El fallo aplica la pena máxima por asesinato (de 15 a 20 años) por la «extraordinaria gravedad del hecho», y porque «la víctima era totalmente ajena al conflicto que el acusado mantenía con otro varón, y que, sin siquiera intuirlo, fue objeto de un ataque brutal».

Otro joven, E.L.G., colombiano de 24 años, detenido y acusado de encubrimiento, ha quedado absuelto «por falta de pruebas».