El proyecto de Lantzarte dejará 3.700 metros cuadrados de zona verde

EVA MOLANO| BERANGO
Anabel Landa./
Anabel Landa.

El bloque de viviendas tasadas de Lantzarte tendrá forma de 'L' y estará a 25 metros de la fachada de las viviendas cercanas. Se levantará con una planta baja y 4 alturas, junto a una plaza cementada ovalada, nuevos viales y 94 aparcamientos. De los 12.115 metros cuadrados de la campa, el edificio ocupará 1.830. El resto, hasta los 8.412, se destinarán a la plaza, aparcamientos y viales y a una zona verde de 1.095. La operación dejaría libres 3.703 metros cuadrados de solar verde, en concreto, en la mitad menos inclinada del ligero desnivel que forma.

La alcaldesa de Berango, Anabel Landa, explicó el miércoles los datos del proyecto en una reunión con los vecinos del barrio, que abarrotaron el salón de actos de la Casa de Cultura de Berangoeta. El plan de Lantzarte incluye que un 20% de su edificabilidad se destinará a VPO de alquiler en Santa Ana. «No es un proyecto aislado ni una recalificación; se enmarca en el conjunto de actuaciones que plantea el Plan General», explicó.

Los vecinos se quejaron de que se construya en la campa y se concentren los equipamientos deportivos en otra zona del municipio, a 660 metros de Lantzarte. La alcaldesa lo atribuyó a la urgencia en la eliminación de las barreras arquitectónicas que supone el metro entre Intxaurraga y Sabino Arana, que será posible merced al diseño del edificio deportivo. «De esta forma no consumimos terreno y utilizamos la campa para servicios públicos. Además, el anteproyecto se ha realizado así en Lantzarte para ocupar el mínimo espacio de campa».

Moratoria

Pero las diapositivas que representaron la volumetría del futuro edificio no agradaron a los vecinos presentes, que lo calificaron de «aberración urbanística». Algunos prefieren que se destine la campa a usos deportivos, aunque ocupen todo el espacio, y pidieron una moratoria del plan a la alcaldesa: «Es una de las zonas más bonitas que tenemos y el Consistorio podría reconducir el proyecto».

El equipo redactor del PGOU explicó que el nuevo ordenamiento urbanístico plantea 2.000 nuevas viviendas, de las cuales 1.500 serán protegidas y 500 libres. Sin embargo, recalcaron que su construcción sólo puede contemplarse «a largo plazo». «Es urgente dar respuesta a la necesidad de vivienda. El Ayuntamiento decide las condiciones para acceder a los pisos tasados, entre ellos, que los solicitantes sean de Berango. La campa es un bien municipal y así se puede gestionar de manera más ágil», defendió la alcaldesa.

Fotos

Vídeos