Radicales atacan con un artefacto explosivo un batzoki en Barakaldo

EL CORREO| BILBAO / SAN SEBASTIÁN

Desconocidos atacaron anoche un batzoki situado en el barrio baracaldés de Cruces. Los radicales colocaron un artefacto incendiario en la puerta del local del PNV, situado en la calle Vistalegre, que explosionó diez minutos después de la medianoche.

La onda expansiva provocó daños en la puerta del local y en su interior, aún por cuantificar, y rompió varios escaparates de comercios próximos. Asimismo, la deflagración afectó a dos vehículos aparcados en las inmediaciones.

Agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Ertzaintza detonaron en la tarde de ayer en la localidad guipuzcoana de Zumarraga un artefacto que simulaba ser un explosivo y que estaba colocado junto a la rueda del vehículo usado por un edil del PSE-EE de este municipio. Según el Departamento de Interior, el propio concejal alertó sobre las 18.40 horas a la Policía autónoma sobre la presencia de «un objeto sospechoso» junto a su coche, estacionado en la calle Elizkale, cerca de la sede socialista. Unidades de la Ertzaintza se desplazaron hasta el lugar, acordonaron la zona y desalojaron algunas viviendas próximas como precaución.

Después de una inspección del supuesto artefacto, sobre las 20.45 horas, los artificieros explosionaron el paquete. Tras la detonación, los agentes comprobaron que se trataba de un ingenio simulado, compuesto por varios cables, pilas y un polvo «no explosivo», según precisó el Departamento de Interior.

Ataque a un batzoki

Este incidente se produce en el marco del recrudecimiento de la kale borroka con motivo de la campaña electoral y que se ha traducido en diversos ataques contra bienes y amenazas a personas.

El pasado martes, efectivos de la Guardia Civil retiraron otro artefacto simulado colocado esta vez junto al domicilio de la concejal del Partido Popular en la localidad navarra de Burlada. Desconocidos dejaron frente a la casa de María Pilar Valle Cía, en Aoiz, una fiambrera con líquido y cables en la que se podía leer 'D3M', plataforma que había sido suspendida un día antes por el juez Baltasar Garzón.

Hace una semana, episodios de violencia callejera se saldaron con un autobús de Bizkaibus calcinado en Amurrio y un ataque contra un vagón de Euskotren en la localidad guipuzcoana de Rentería.

Fotos

Vídeos