El Santander suspende los pagos del mayor fondo inmobiliario a 42.300 inversores

La gestora no tiene liquidez para hacer frente a la avalancha de peticiones de reembolso

J. DIAZ DE ALDA| COLPISA. MADRID
Emilio Botín, presidente del Banco Santander, durante una conferencia de prensa. / REUTERS/
Emilio Botín, presidente del Banco Santander, durante una conferencia de prensa. / REUTERS

Al Santander le brotan los problemas. Pese a sortear la crisis financiera y colocarse como el banco número uno por beneficios el pasado año, con 8.876 millones de euros, el grupo presidido por Emilio Botín se está viendo envuelto en operaciones que deterioran su imagen. Primero fue la estafa del 'broker' Bernard Madoff, que afectó a miles de clientes. Ahora, la suspensión temporal de los reembolsos de uno de sus fondos de inversión. Santander Banif Inmobiliario, el mayor producto español especializado en la compra y alquiler de activos de ese tipo, cuyo patrimonio es de 3.266 millones, pidió ayer autorización a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para aplazar durante dos años la devolución de dinero a sus 42.309 partícipes.

La entidad argumentó que las solicitudes de reembolso recibidas entre el 1 y el 13 de febrero -el primero de los dos plazos para formularlas que constan en el folleto del fondo- han superado todas las expectativas al sumar 2.617 millones de euros, un 80% del valor. Ese hecho, unido a la ausencia de ahorradores interesados en comprar las participaciones de esos clientes, ha provocado la falta de «la liquidez necesaria para afrontar» todas las peticiones de abonos.

Venta de activos

Ante tal situación, la gestora del fondo -Santander Real State- se ha acogido al bloqueo, una opción que permite la ley, para en el plazo de dos años intentar, «en defensa del interés general de los partícipes», vender activos en «un proceso ordenado» y obtener así capital con el que devolverles el dinero que reclaman.

El aluvión de peticiones tiene su origen en el desplome de la rentabilidad del fondo que, tras proporcionar ganancias superiores al 7% en años anteriores, cerró 2008 con un repunte del 1,37%, que se convirtió en una pérdida del 4,21% en enero. Antes de que los números rojos continúen, y con el ladrillo en caída libre, el inversor ha preferido coger su dinero y ponerlo a salvo. Un movimiento que los analistas aseguran podría generar un efecto 'bola de nieve' en los otros ocho fondos inmobiliarios registrados en España, cuyo patrimonio era de 7.254 millones en diciembre.

El Santander explicó que aceptará solicitudes de reembolso hasta el día 27, víspera del periodo de suspensión de dos años. La entidad repartirá en dos plazos un 10% del patrimonio del fondo a prorrata entre quienes hayan requerido su dinero. Si el líquido no es suficiente, el propio banco se ha comprometido a suscribir las participaciones que sean necesarias.

A partir de ese momento, el fondo tratará de enajenar de la mejor forma sus activos, divididos hoy en viviendas (62%), locales y centros comerciales (18%) y plantas industriales (1%). Con los recursos que generen esas operaciones, y siempre en 'paquetes' del 10%, irá pagando a los partícipes. Si superado el plazo -el 1 de marzo de 2011- no se hubiera cumplido con todos los reembolsos, el fondo será disuelto.

El Santander ha pedido a la CNMV autorización para la exención del cumplimiento de los coeficientes por los que tributan los partícipes en los dos años de parón, tiempo en el que se ha comprometido a bajar sus comisiones al 0,75% y Banif, su filial de banca privada, al 0,1%. El grupo estudia la posibilidad de conceder a sus clientes créditos que tomen como garantía sus participaciones. Eso sí, «en condiciones de mercado y siempre que el análisis de riesgos lo aconseje».