«Se van a tragar sus palabras», avisa el ciclista del Caisse d'Epargne

J. G. P.| PALMANOVA

A Alejandro Valverde le tocaba ayer jornada de descanso. Eso creía. A media tarde, su nombre corría desbocado por los portales ciclistas de internet. El CONI le involucraba en la 'Operación Puerto'. Su carrera deportiva quedaba cuestionada. Y reaccionó rabioso: «Es incierto. Se han tirado de cabeza a la piscina y no hay agua. Se van a comer sus palabras». El ciclista murciano ya no hablaba ni de bicicletas ni del Tour. Sino de tribunales. «Voy a estar con mis abogados para ver qué demanda ponemos. Ya lo advertí. No voy a aguantar nada más sobre este tema. Pediré daños y perjuicios».

Valderde sí confirmó que durante la segunda jornada de descanso del Tour, en la localidad italiana de Prato Nevoso, fue sometido por agentes del CONI a un control sanguíneo, «como otros ciclistas». Entre ellos, varios componentes del CSC. «La UCI y el AMA tiene ya un montón de muestras con mi ADN».

Falta saber si también tienen la bolsa 'número 18', hallada en los frigoríficos de Eufemiano Fuentes, el eje médico de la 'Operación Puerto'. «No pueden tenerla porque esa bolsa no existe», clamó Valverde.

«Nunca he sido citado por un juez o un fiscal», prosiguió el corredor del Caisse d'Epargne. Sin embargo, el CONI, según anunció el diario 'La Gazzetta dello Sport', le trasladará una petición para que se presente el próximo lunes ante el máximo organismo del deporte italiano . «A mí nadie me ha dicho nada. Pero si me lo piden, no tendré ningún problema y claro que acudiré. Siempre he dicho que estoy dispuesto a que cotejen mi ADN». El lunes a las 12.00 horas le espera el CONI, como aclara en su página web oficial, en las oficinas del Estadio Olímpico de Roma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos