Zárate promociona a Pablo Gómez

El ex futbolista asciende a la primera plantilla como segundo entrenador de Javi López y deja al filial en descenso a Preferente

J. A. MARTÍNEZ VIGURI| VITORIA
Javi López se dirige a Pablo Gómez en el primer entrenamiento de éste como su ayudante, ayer en Ibaia. / B. CASTILLO/
Javi López se dirige a Pablo Gómez en el primer entrenamiento de éste como su ayudante, ayer en Ibaia. / B. CASTILLO

El ex futbolista vitoriano Pablo Gómez, integrante del mejor Alavés de la historia, aquél que se coronó subcampeón de la UEFA en 2001, se estrenó ayer por la tarde como segundo entrenador de la plantilla de Segunda División en Ibaia bajo un aguacero ventoso. Así, el presidente de la entidad, Fernando Ortiz de Zárate, promociona a un hombre de la casa y de su plena confianza para satisfacer la petición de Javi López de contar con un ayudante técnico en los entrenamientos y partidos.

Con el ascenso de categoría, Pablo Gómez abandona, a mitad de Liga y en posiciones de descenso, al conjunto filial, enrolado en Tercera, del que era su responsable desde el arranque de este ejercicio. Su asistente en el 'B', el también ex jugador Lluis Carreras, asume desde ya la difícil tarea de salvarle de una caída deportiva que sería histórica y letal para la hoy productiva cantera albiazul.

El tercer míster de la temporada en el primer equipo, Javi López, pidió al presidente un ayudante para el día a día, puesto que el habitual en su trayectoria en los banquillos acaba de recalar en el Castellón y su otra mano derecha, el vitoriano Gerardo Izaguirre, posee carné de preparador físico, no de entrenador con titulación nacional. La maltrecha economía de la sociedad anónima aconsejó buscar a un hombre de la casa para desempeñar el papel vacante.

En el seno del Alavés, sólo dos, Pablo Gómez y Carreras, reúnen los requisitos técnicos necesarios y la disponibilidad laboral que demanda un cargo como éste, con trabajo diario -en ocasiones de doble sesión- y viajes cada dos fines de semana. Ortiz de Zárate optó finalmente por designar al ex centrocampista, al que sólo le une con Javi López un vínculo puramente futbolístico, sin ninguna otra relación personal.

Retirado de la competición en 2005 con el Ciudad de Murcia, Pablo Gómez regresó a Mendizorroza hace año y medio, cuando el industrial vitoriano se hizo con la mayoría accionarial. En un intento por devolver a la entidad a alavesistas de otra época para relanzar el fútbol-base, una propuesta que a la postre se quedó a medias, Ortiz de Zárate ofreció entonces a Pablo Gómez la preparación del juvenil de División de Honor, con el que completó una digna campaña. Este verano se le promocionó al segundo equipo del club.

Ayer, a la primera plantilla como ayudante. En ésta coincide con Astudillo, el único en activo de cuantos con él compartieron vestuario en el Alavés durante años. En dos etapas distintas, Pablo Gómez vistió ocho campañas la elástica albiazul, con actuaciones para todos los gustos, desde su distinguido toque de balón y criterio para jugar al fútbol hasta autoexpulsiones que comprometieron partidos y objetivos.

Salvar la categoría

«Creo que encajaré bien con Javi López», significó ayer el nuevo segundo entrenador del Alavés. «Hemos hablado y compartimos muchas cosas, la forma de ver el fútbol, el sistema. Creo que nos llevaremos bien. Si realmente compartimos la misma idea, no habrá ningún problema. De momento, por lo hablado, sí», añadió.

«Quiero ayudar al club», se comprometió Pablo Gómez, para quien «no es ningún marrón» su estrenada ocupación técnica. Viene de un equipo, el suyo, el filial, en plazas de descenso, y llega a otro, el Alavés de Segunda, en idéntica tesitura. «Espero que se salven los dos», deseó sin ningún genero de dudas. «Veo bien a la primera plantilla, pero cuando no llegan los resultados, la gente se pone nerviosa. Creo que hay equipo para aspirar a más que la salvación. Sólo queda que los jugadores se lo crean». Respecto del 'B', se alegró por la cesión de Ioritz al Sestao y desea que Reguero se consolide en Segunda. «Al final el Alavés tiene que tirar de la cantera» y el estandarte de ésta, el conjunto de Tercera, se salvará «porque hay muchos peores que él».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos