El Ayuntamiento cierra un mes el Kafe Antzokia por duplicar el aforo máximo

El Consistorio advierte de que será inflexible con el cumplimiento de la normativa y anuncia que hay cuatro locales más precintados La Policía contabilizó 920 clientes frente a los 420 permitidos

JOSU GARCÍA| BILBAO
Además de conciertos, en el local se organizan actividades infantiles y culturales y se ofrecen comidas. / E. C./
Además de conciertos, en el local se organizan actividades infantiles y culturales y se ofrecen comidas. / E. C.

El Ayuntamiento de Bilbao clausuró ayer, por periodo de un mes, el Kafe Antzokia, uno de los locales de ocio con más tirón entre los jóvenes vizcaínos y que también ofrece comidas y una amplia agenda de actividades culturales. La sanción, que incluye además una multa de 2.000 euros, viene motivada por el exceso de aforo constatado por la Policía Municipal en la madrugada del pasado 2 de marzo. Según el atestado levantado por los agentes, aquel día, después de un exitoso concierto de los murcianos M-Clan, había en el interior del establecimiento 920 personas, más del doble del límite legal establecido, que para este café teatro está fijado en 420 asistentes.

El cierre temporal del Kafe Antzokia es el caso más llamativo, pero no el único. El concejal de Seguridad Ciudadana, Eduardo Maiz, aseguró ayer que el Consistorio será inflexible con el cumplimiento de la normativa municipal, ya que la presencia de más público del autorizado comporta «un alto riesgo para las personas que disfrutan de su tiempo de ocio, puesto que, de producirse una pelea, un incencio o cualquier otro indidente, los ciudadanos pueden sufrir serios daños». El edil aseguró que otros cuatro negocios de la villa (sólo ha trascendido el de la discoteca Mao Mao) purgan actualmente un castigo de similares características por el mismo motivo.

Maiz compareció ante los medios para confirmar únicamente la clausura del Kafe Antzokia, pero terminó lanzando un aviso a todos los establecimientos de la ciudad: «Estamos incidiendo en que se respeten los aforos, porque es algo muy importante. Un incumplimiento grave y reiterativo se sanciona con multas de hasta 30.000 euros, además de conllevar el precinto del local por un periodo de entre un mes y un año», advirtió.

«Denuncia ciudadana»

El concejal de Seguridad Ciudadana inició su intervención explicando cómo la llamada de un vecino puso a la Policía local sobre la pista de lo que sucedía en el interior del edificio, que antiguamente albergaba el cine Abando. «Una patrulla de paisano se personó en el local y no pudo ni siquiera entrar en la parte baja por la cantidad de gente que allí había congregada», relató Maiz. «Tuvieron que acceder direcamente a la segunda planta, donde la situación era muy similar», añadió.

Para evitar cualquier tipo de altercado, los agentes esperaron al cierre, momento en el que se contabilizó el número de personas que había dentro. El resultado fue 920 clientes, más del doble de lo permitido. Con el dato en la mano, se abrió un expediente que, después de varios meses de alegaciones, recursos de reposición y desestimaciones, ha derivado en la sanción administrativa definitiva.

La falta ha sido calificada por los responsables municipales de «grave». No obstante, el hecho de que el establecimiento no tenga manchas de esta importancia en el historial, ha atenuado el castigo: «Si hubiese tenido antecedentes, la sanción hubiera sido mucho mayor. Esto es sólo un aviso», advirtió el responsable de Seguridad Ciudadana.

Fotos

Vídeos