2.000 viviendas de Barakaldo en el aire

El alcalde, Tontxu Rodríguez, afirma que la regeneración de Lutxana se llevará a cabo «con esta constructora o con otra»

UNAI MORÁN| BARAKALDO
GRÁFICO: ALBERTO LUCAS/
GRÁFICO: ALBERTO LUCAS

La crisis inmobiliaria golpeó ayer con fuerza las perspectivas de la segunda ciudad de Vizcaya. La suspensión de pagos anunciada por iurbenor pone en entredicho la construcción del futuro ensanche de Barakaldo en el barrio de Lutxana. Un ambicioso proyecto en el que además de 2.000 viviendas se contemplaban 80.000 metros cuadrados de zonas verdes, 45.000 de centros comerciales y de ocio y un moderno parque empresarial que iba a generar cientos de puestos de trabajo. «Todo queda pendiente ahora de los acuerdos que podamos alcanzar», se limitaron a explicar desde la promotora.

Un giro hacia el que nadie apuntaba hace tan sólo medio año. Fue el pasado mes de julio cuando iurbentia y Fonorte presentaron en el Bilbao Exhibition Centre, y bautizado como 'Puerta Bilbao', su plan para regenerar Lutxana. En él se proyectaban bloques de lujo con piscinas, 700 viviendas de Protección Oficial y una gran torre de 120 metros de altura llamada a convertirse en un nuevo referente arquitectónico de Barakaldo. Se contemplaban también nuevos equipamientos y un gran parque para regenerar el monte Rontegi y enlazar con la ribera de la ría.

Se mencionó incluso la instalación de un hotel de lujo y la posible ubicación de una clínica privada. Todo estaba pensado a lo grande y ni siquiera la emergente crisis del ladrillo sembraba dudas entre los promotores, que anunciaban una inversión de 660 millones de euros para realizar «la obra privada de mayor envergadura en Euskadi». «Entendemos que la demanda es suficiente para sacar adelante la operación», afirmó optimista entonces el consejero delegado de iurbentia Promoción Inmobiliaria, Emilio Prieto.

«Situación inesperada»

Pero las tornas han cambiado y la preocupación se palpaba ayer en el Ayuntamiento de Barakaldo. El alcalde, Tontxu Rodríguez, mantuvo una primera reunión de urgencia con los promotores, aunque declinó valorar la «inesperada» situación hasta «conseguir más datos en el curso de próximas reuniones». «De momento nadie ha confirmado que el proyecto se vaya a paralizar», argumentó, en un intento de no decepcionar a los vecinos de Lutxana. El regidor socialista fue incluso más allá y garantizó que la prometida regeneración del enclave «se llevará a cabo, con esta constructora o con otra».

Lo cierto es que la relación entre los mandatarios municipales y la promotora no es buena. Los roces han sido patentes. El Consistorio ya hizo público en julio su malestar al recordar que el proyecto presentado por iurbentia y Fonorte no se ajustaba al Plan Especial de Reforma Interior (PERI) desarrollado para la zona. La firma, de hecho, ya había descartado dos rascacielos redondos, inclinados y acristalados que se barajaban en el anteproyecto y los había sustituido por una única torre de menor altura-120 metros-, cuadrangular y «parecida a la sede de la ONU», según comentó en su momento el equipo de gobierno baracaldés.

Contra el nombre

Tampoco la denominación del proyecto era del agrado municipal. El nombre de 'Puerta Bilbao', al que ya se había opuesto el Ayuntamiento de manera informal, levantó ampollas entre los mandatarios de la segunda población vizcaína por su referencia directa y exclusiva a la capital del territorio, sin ajustarse a la realidad local. «De obviar Barakaldo, 'Puerta Vizcaya' o 'Puerta Nervión' hubieran sido más adecuados», justificó entonces un portavoz del consistorio fabril.

En principio, el inicio de las obras en el antiguo solar de Sefanitro estaba previsto para septiembre próximo, tras los trabajos de descontaminación de los terrenos, que debían comenzar en marzo. Los primeros pisos se entragarían a finales del 2011. Ahora todo apunta a que, en el mejor de los casos, las obras se retrasarán. Queda por ver si finalmente las ejecuta iurbenor u otra empresa que, en su caso, podría presentar un nuevo proyecto.

Fotos

Vídeos