Vizcaya invertirá 25 millones para subirse en 2010 a la tarjeta inteligente de transporte

El billete electrónico 'barik' contará con un chip que permitirá realizar el pago con sólo acercarse a las canceladoras Salen a licitación 6 de los 9 contratos para implantar el sistema

JOSU GARCÍA| BILBAO
La futura tarjeta contará con una antena de radiofrecuencia y un chip capaz de almacenar multitud de datos del usuario./ E. C./
La futura tarjeta contará con una antena de radiofrecuencia y un chip capaz de almacenar multitud de datos del usuario./ E. C.

El creditrans y los billetes en papel tienen los días contados. La tarjeta de transporte del futuro comenzará a funcionar en Vizcaya en un plazo aproximado de dos años. El título será de plástico fino -como las de crédito- y llevará un chip inteligente que hará la vida más cómoda al usuario. Las ventajas son múltiples: desaparecerá el carné de viajero, se podrá recargar como un teléfono móvil y dará acceso a los diferentes servicios públicos sin contacto, es decir, no será necesario introducirlo en las canceladoras del metro o del autobús. Bastará con acercar la cartera o el bolso a un sensor para que el cliente tenga paso franco de inmediato.

La revolucionaria tarjeta llevará el nombre de 'barik' (sin, en castellano). Su implantación será un proceso complejo y caro. El Consorcio de Transportes de Bizkaia (CTB) acaba de sacar a concurso seis de los nueve contratos que deberá licitar para poner en marcha la iniciativa.

El importe de estas primeras contrataciones asciende a 22 millones de euros y permitirá introducir el sistema en Bilbobus, Bizkaibus, otros autobuses urbanos, Metro Bilbao, Euskotren, el Puente Colgante y los funiculares que gestiona el Consorcio. El coste para el tranvía y Feve -transportes dependientes del Gobierno vasco y del Gobierno central, respectivamente- aún se desconoce, pero elevará la factura final por encima de los 25 millones, según las fuentes consultadas. También son una incógnita los planes de futuro de Renfe, único operador que aún no se ha integrado en el billete único.

La nueva herramienta obligará a obrar un profundo cambio en las estructuras del transporte público en Vizcaya. Habrá que realizar modificaciones físicas en algunas infraestructuras y, con el tiempo, se sustituirán hasta 1.200 canceladoras y cientos de máquinas expendedoras. También será necesario un cerebro central de gestión y procesamiento. El corazón de 'barik', donde quedará registrada y protegida por una clave de seguridad algorítmica toda la información contenida en los plásticos que tendrán los clientes, costará más de un millón de euros.

El proyecto será una realidad en el plazo aproximado de dos años, según se desprende de la información contenida en los pliegos de los seis concursos a los que ha tenido acceso este diario. En cada uno de los documentos administrativos se otorga un plazo de 18 meses a la empresa que resulte adjudicataria para completar el trabajo. Por ello, el horizonte más optimista para que las tarjetas comiencen a ser distribuidas entre la clientela se sitúa a finales de 2010 o principios de 2011.

Lo que sí está claro es que su entrada en vigor será escalonada. El CTB quiere que ambos sistemas -el moderno chip y la tradicional banda magnética- convivan durante los primeros seis meses de vida de 'barik'. En ese tiempo se podrán limar detalles e ir introduciendo, poco a poco, a los clientes en la dinámica. Los primeros en utilizar el título inteligente serán los jóvenes, más familiarizados con las nuevas tecnologías.

En sus inicios, la tarjeta 'barik' será anónima. Progresivamente, se podrá personalizar con más servicios y claves. Así, llevará grabados los datos del propietario y las particularidades del servicio al que accede: bono anual, mensual, descuentos por familia numerosa, por discapacidad...

Pago en 0,3 segundos

Respecto a la distribución del nuevo dispositivo, ganarán peso los cajeros automáticos en detrimento de los canales tradicionales de venta externa: quioscos y estancos, por ejemplo. Los revisores e inspectores, por su parte, deberán portar una pequeña herramienta electrónica para verificar la validez del billete electrónico.

Los cambios también obligarán a reciclarse a los empleados de los diferentes transportes públicos de Vizcaya. Se impartirán diversos cursos de formación para que las plantillas se adapten a los nuevos tiempos.

El sistema 'barik' permitirá agilizar el acceso y el pago a los medios de locomoción. Actualmente, en el metro y en las canceladoras de ferrocarril, la transacción entre cliente y operador se efectúa en 3 segundos por término medio. Con el chip se reducirá este tiempo de respuesta a sólo 0,3 segundos, gracias a que integra una pequeña antena de radiofrecuencia. Todo lo que el usuario debe hacer es arrimar la tarjeta al sensor, a una distancia que oscila entre 2 y 10 centímetros.

j.garcia@diario-elcorreo.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos