La construcción de vivienda nueva cae un 37%

Promotores vizcaínos compensan la crisis con « históricas inversiones» de obra pública, el 40% del volumen de negocio

LUIS GÓMEZ| BILBAO
La construcción de nueva vivienda ha sufrido un frenazo en seco por la crisis crediticia y ha provocado la desaparición de cerca de 6.000 empleos en Vizcaya. / EL CORREO/
La construcción de nueva vivienda ha sufrido un frenazo en seco por la crisis crediticia y ha provocado la desaparición de cerca de 6.000 empleos en Vizcaya. / EL CORREO

En un contexto de «paulatino deterioro» de la situación económica y de recrudecimiento de la crisis crediticia, la Asociación de Constructores y Promotores de Vizcaya presentó ayer el «avance» del análisis que radiografía el sector. El informe preliminar no deja lugar a dudas: todas las alarmas se han encendido. Se mire por donde se mire, no hay un solo dato que invite al optimismo. La situación es «difícil y desigual», sintetizó Iñaki Urresti, gerente de Ascobi.

La construcción de vivienda nueva ha caído estrepitosamente -un 37% en el primer semestre del año-, la compraventa de pisos, tanto nuevos como de segunda mano, ha experimentado un retroceso de casi el 30% y el empleo en el sector, tras continuos ejercicios de espectaculares crecimientos, ha sufrido un frenazo en seco. El porcentaje de población ocupada ha caído un 11,5% en el territorio, casi tres puntos y medio por encima de la media la comunidad, saldado con la pérdida de casi 6.000 puestos de trabajo en lo que llevamos de año. La construcción empleó en los seis primeros meses de 2008 a 42.500 trabajadores frente a los 48.000 del mismo periodo del ejercicio anterior.

«Cifras históricas»

Sin embargo, pese a que el negocio del ladrillo martillea el escenario con estadísticas desfavorables, la sensación entre los empresarios vizcaínos es de relativa calma. Al menos, de momento.

Y, fundamentalmente, porque han compensado el descenso «acentuado» en la edificación residencial con las importantes «inversiones» derivadas de la licitación de obra pública, que supone entre el 30% y 40% del volumen de negocio de las constructoras. Hasta el pasado septiembre, las compañías ejecutaron proyectos por valor de 1.065 millones de euros provenientes de las diferentes administraciones frente a los 1.220 de los nueve primeros meses del pasado año. Destacó la aportación de la Administración local, con 704, 8 millones frente a los 236 de la autonómica y los 123 del Ejecutivo central. Este «ligero retroceso» no ha sacudido los balances, ya que, según admitió Urresti, las inversiones públicas en infraestructuras en los dos años precedentes arrojaron «cifras históricas».

A juicio del gerente de Ascobi, el «gran problema» es la falta de financiación. Urresti apuntó directamente a los bancos «por cerrarnos totalmente el grifo» -«disponer de crédito para abordar nuevas promociones inmobiliarias es casi imposible»- y advirtió que, de mantenerse esta situación, la oferta de vivienda nueva en los próximos «dos o tres años» será «testimonial. No va haber casi nada», subrayó.

Sólo 1.491 pisos

Los resultados comienzan a saltar a la vista y afectan, sobre todo, a la vivienda libre, que se ha desplomado, con una caída del 45%. De enero a junio, se inició la construcción de sólo 1.491 pisos frente a los 2.362 que comenzaron a levantarse doce meses antes. El mercado protegido, por el contrario, creció un 53%, pero Ascobi restó trascendencia y tildó de «testimonial» este porcentaje, por su escaso peso en el conjunto de la construcción. Únicamente se promovieron 330 viviendas, 115 más que en 2007.

Además de exigir «medidas tendentes» para facilitar la actividad constructora «con la apertura de líneas de crédito, porque no queremos pedir subvenciones en plan Olentzero», Urresti señaló que la «crisis financiera» está golpeando seriamente a los ciudadanos para justificar la desaceleración del mercado inmobiliario. La compraventa de viviendas cayó un 27,7% a lo largo del primer semestre y afectó de igual manera tanto al mercado de reciente construcción como al usado. Las operaciones realizadas en Vizcaya pasaron de 7.913 en 2007 a las 5.715 del primer semestre de 2008. Urresti mostró su optimismo por la evolución del mercado para los próximos meses, ya que dijo detectar «un repunte» desde junio.

Fotos

Vídeos