La antigua estación de Portugalete acogerá el área y la agencia local de empleo

JOSÉ DOMÍNGUEZ| BARAKALDO

Tras cinco años de rehabilitación y otros dos de espera, la antigua estación de La Canilla, en Portugalete, será ocupada en su totalidad. Desde su reinauguración, en enero de 2006, ya acoge la oficina municipal de turismo y los baños públicos, pero a partir de febrero será también la sede de la agencia local de empleo Behargintza y de las áreas municipales de Empleo y Formación y Compras.

El alcalde, Mikel Torres, explicó ayer que el Ayuntamiento había dejado vacía la primera planta del centenario inmueble para no tener problemas a la hora de distribuir el espacio en función de los departamentos que allí se trasladasen. «Ahora ya estamos colocando los tabiques de los despachos y luego sólo quedará instalar el mobiliario», puntualizó.

La rehabilitación de La Canilla consistió en la restauración de la cubierta y de las fachadas, que mantienen la estética original diseñada por el arquitecto Pablo de Alzola y Minondo para su inauguración en 1888. El proyecto costó más de 650.000 euros.

Torres explicó que las dependencias del Behargintza y el área local de Empleo en el número 1 de la calle Santa María quedarán libres para abrir allí la nueva oficina del voluntariado. El edil anunció el traslado de la agencia durante la presentación del nuevo programa de formación para 45 desempleados que ofrecerá el centro desde enero. Serán cinco cursos que abarcan desde la preparación de especialistas en diseño informático o cursos on-line a marketing comercial, auxiliar en residencias y operadores de maquinaria de elevación y almacén.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos