El director de Iruña Veleia se queda solo en la defensa del fraude

Eliseo Gil mantiene la autenticidad de los hallazgos, mientras la Diputación alavesa anuncia que enviará el caso a la Fiscalía

MARÍA JOSÉ CARRERO| VITORIA
Eliseo Gil, con gesto apesadumbrado, a la salida de la rueda de prensa que ayer ofreció. / RAFA GUTIÉRREZ/
Eliseo Gil, con gesto apesadumbrado, a la salida de la rueda de prensa que ayer ofreció. / RAFA GUTIÉRREZ

Eliseo Gil eligió las cinco de la tarde, una hora con evocaciones dramáticas, para convocar a los medios de comunicación y defender ante ellos la autenticidad de los hallazgos de Iruña Veleia. El hasta ayer director de las excavaciones de este yacimiento, situado a unos diez kilómetros de Vitoria, llegó a la rueda de prensa, celebrada en Nanclares de la Oca, arropado por un grupo de fieles colaboradores. En medio de la expectación de los periodistas, se dirigió con paso firme hacia el estrado para protagonizar un monólogo deshilvanado, a cuyo término no admitió ninguna pregunta.

Su puesta en escena llegó apenas un día después de conocerse las explicaciones ofrecidas por cinco de los veintiséis expertos que han participado en la comisión de investigación impulsada por la Diputación para verificar la autenticidad del calvario y de los textos en euskera y latín escritos en cerámicas de los siglos III, IV y V. Estos estudiosos habían aportado 24 horas antes numerosos ejemplos para demostrar la falsedad de los hallazgos dados a conocer en junio de 2006.

Por el contrario, el arqueólogo que desde 1994 ha estado al frente del principal yacimiento vasco centró su intervención en defender que son verdaderos, pero sin aportar pruebas ni dar respuestas a los numerosos «anacronismos» expuestos por los expertos. Entre otros muchos, la aparición del nombre 'Nefertiti' grabado en un hueso, cuando las primeras noticias sobre esta reina egipcia se tienen en el siglo XX o la existencia de una máxima del siglo XV.

En su intervención, Eliseo Gil se limitó a calificar de meras «opiniones» los argumentos de los expertos. Consideró que la comisión «se ha extralimitado en sus competencias» porque se formó para «asesorar sobre unos hallazgos controvertidos, no para fundamentar una resolución como la que ha hecho». Además, se quejó de que ha actuado con «falta de garantías» hacia él y su equipo.

«Sin nosotros»

El arqueólogo denunció que «ninguno de los especialistas» que han redactado el informe «se ha puesto en contacto con nosotros» y lamentó que tampoco le hayan facilitado la realización de análisis y estudios complementarios a los llevados a cabo hasta ahora. En este punto, introdujo una novedad al señalar que según los últimos informes, los conjuntos epigráficos aparecidos son del siglo VI, pero sin aclarar si esta nueva datación se refería al calvario o a los textos en latín y euskera.

Eliseo Gil, que se considera víctima de «un linchamiento mediático», informó de la próxima preparación de un contrainforme sobre los descubrimientos en el que participan «arqueólogos de reputado prestigio como Ángel Murillo, Emilio Illarregui y Carmen Fernández Ochoa». Por último, anunció que su empresa emprenderá las medidas «administrativas y legales» oportunas y que incluso podría llegar a «pedir dimisiones de responsables políticos».

Con esta 'amenaza', el arqueólogo replicó a las declaraciones realizadas por la titular foral de Cultura, Lorena López de Lacalle. Horas antes de la comparecencia de Gil, la diputada de EA afirmó que no le «temblará el pulso» a la hora de buscar responsabilidades por lo ocurrido. En este sentido, reiteró su firme decisión de presentar «una denuncia» en la Fiscalía. De hecho, los servicios jurídicos de la Diputación ya lo están estudiando.

«Gente de la casa»

López de Lacalle manifestó también a EL CORREO su deseo de «depurar responsabilidades dentro y fuera. En este punto, eludió pronunciarse respecto a si está disconforme con la actuación de «gente de la casa», es decir, de funcionarios forales en esta polémica historia.

Frente al escándalo, la diputada quiso enviar un mensaje esperanzador respecto al futuro del yacimiento, una vez que ha revocado el acuerdo que hasta ayer permitía excavar a la empresa de Gil. Detalló, en este sentido, que Veleia tiene un «enorme potencial. Esto ha sido un golpe, pero hay que sacar una lección». Por ello, anunció la inminente puesta en marcha de un plan arqueológico en Álava en el que intervendrán «equipos multidisciplinares y que liderá la Diputación con otras instituciones científicas nacionales e internacionales si es preciso».

Respecto a los 24 trabajadores contratados por el Ayuntamiento de Iruña de Oca para trabajar en el yacimiento, aseguró que no perderán el empleo porque su intención es mantenera el convenio firmado con el Inem. Aseguró, asimismo, que las entidades Euskal Trenbide Sarea y Eusko Trenbideak, patrocinadoras de las excavaciones, girarán a la Diputación la ayuda de 372.000 euros al año que hasta ahora cobraba Lurmen. La actuación de la diputada de EA cuenta con el respaldo del Gobierno vasco. «Cuenta con el apoyo del Departamento de Cultura para esclarecer y depurar el fraude cometido», dijo un portavoz de la consejera Miren Azkarate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos