El Senado argentino aprueba la nacionalización de los fondos privados de pensiones

La nueva ley, aprobada primero por el Congreso, supone el fin del sistema de jubilación por capitalización creado en 1994

EUROPA PRESS |BUENOS AIRES
Decenas de jubilados han protestado frente al Senado argentino. /Efe/
Decenas de jubilados han protestado frente al Senado argentino. /Efe

El Senado argentino ha aprobado esta noche la nacionalización del plan de pensiones privado con 46 votos a favor y 18 en contra, poniendo fin así a las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJ). La nueva norma, aprobada tras más de doce horas de intenso debate, garantiza a los jubilados que están en el sistema privado iguales o mejores beneficios que los actuales.

Finalmente el Gobierno ha logrado que se aprobara el proyecto y que se creara el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), lo que implica el fin del régimen previsional de capitalización. El oficialismo ha conseguido asegurarse con relativa tranquilidad los votos necesarios para eliminar el sistema creado en 1994, durante el Gobierno de Carlos Menem, ya que previamente fue aprobado por la Cámara de Diputados con una holgada mayoría.

Poco después del comienzo de la sesión, el vicepresidente de la comisión de Trabajo y Previsión, Julio Miranda, ha encarado la primera defensa del Frente para la Victoria y manifestó que "las propias AFJP han reconocido que en los 15 años de vigencia del sistema no han logrado cumplir con lo que era el anhelo inicial". "Cuando hay necesidades y derechos se busca cubrirlos y darle soluciones", ha explicado.

No obstante, el radical Ernesto Sánz, del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR), ha rechazado el proyecto y ha asegurado que se trata de una "confiscación", a la vez que ha puesto en duda la capacidad de control del Consejo del Fondo de Garantía como la Comisión bicameral, creados a través del texto, para dirigir los fondos previsionales.

Supervisión

La iniciativa propuesta por el Gobierno de Cristina Fernández, establece que la administración de los fondos estará sujeta a la supervisión de una comisión bicameral de control y de un consejo integrado por empresarios, trabajadores, jubilados, funcionarios, entidades bancarias y legisladores.

Uno de los puntos acordados con la oposición que ha permitido sumar mayores respaldos a favor de la iniciativa, sostiene que la totalidad de los recursos únicamente podrán ser utilizados para pagos de beneficios del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y prohíbe la inversión de los fondos en el exterior.

Se trata de la iniciativa más importante impulsada por el Gobierno, ya que le permitirá contar con unos 20.000 millones de euros acumulados en los fondos privados de jubilaciones, además de sumar los ingresos mensuales que se abonan para los fondos de pensiones.

BBVA operaba a través de Consolidar

La medida, aprobada primero por el Congreso argentino, afecta a la administradora de BBVA, Consolidar, aunque tendrá escaso impacto en las cuentas del grupo español, ya que su aportación tan sólo supuso al cierre de junio el 0,01% del resultado total de la entidad que preside Francisco González.

BBVA registró un beneficio neto recurrente de 2.928 millones de euros en el primer semestre del año, al que Consolidar aportó 290.000 euros, según han informado hoy fuentes financieras, por lo que tan sólo representó el 0,01% del resultado.

El sistema estatal de jubilaciones y pensiones se privatizó en 1994, durante la presidencia de Carlos Menem, con lo que pasó a manos de grandes entidades internacionales. Además de BBVA, eñ otro banco español que entró en el negocio fue Santander, aunque el banco que preside Emilio Botín vendió su administradora de fondos, denominada Orígenes, a ING en 2007.