Luces y piso de 'madera' para el puente de Deusto

La reforma integral que comenzará en 2009reducirá las vibraciones, mejorará la iluminación y cambiará el tablero para darle «color y calidad»

TERESA ABAJO| BILBAO
Recreación del puente con una nueva iluminación. / EL CORREO/
Recreación del puente con una nueva iluminación. / EL CORREO

Aunque ya es casi una proeza verlo en todo su esplendor, con las hojas levantadas al cielo como saludando a la ciudad, el puente de Deusto es una de las principales arterias de Bilbao. Una estructura con vida propia, como claramente perciben los miles de conductores y peatones que lo cruzan a diario. Las vibraciones se reducirán a partir de 2009 con la reforma que prepara el Ayuntamiento, y que también supondrá un cambio de imagen del paso levadizo después de 73 años de historia. Brillará con una nueva iluminación y los viandantes pasearán sobre una 'alfombra' que parece de madera para dar un carácter «más amable» a este clásico bilbaíno.

El puente ha llegado a la tercera edad con buena salud, pero necesita «una puesta a punto en profundidad» del tramo móvil tras las mejoras realizadas en ambos extremos. La inspección que han llevado a cabo el área de Obras y Servicios y la ingeniería Idom revela que el elemento más dañado es la barandilla. El elegante diseño de Ricardo Bastida no sólo tiene los achaques que saltan a la vista, sino que también se ha deteriorado el sistema de anclaje dentro de la moldura.

El Ayuntamiento descarta que eso entrañe riesgos, pero va a convocar un concurso específico para cambiar la barrera de protección. «Vamos a darle prioridad a esto mientras avanza el proyecto general de reforma», afirma el concejal de Obras y Servicios, José Luis Sabas. En un principio se barajó instalar otro modelo de barandilla, con un diseño moderno. Tras estudiar distintas opciones, «a todos nos gustaba más la antigua», admite el edil.

El puente conservará así una de sus señas de identidad. En algunos tramos se reparará y en otros habrá que sustituirla por una réplica. El concurso se convocará en el primer trimestre de 2009 para dar inicio a la reforma integral, que se acometerá por fases y no tiene un plazo de ejecución definido. La velocidad dependerá de las inversiones necesarias y de las posibilidades de afrontarlas. De momento, en el presupuesto del próximo año se ha reservado un millón de euros.

En la primera fase también se van a retocar los frenos y los amortiguadores para facilitar la maniobra de apertura, que habrá que ejecutar varias veces durante las obras. «Algunas zonas sólo son accesibles con las hojas abiertas», explican los técnicos. Al mismo tiempo, se harán mejoras en el sistema de cerrojos que une las dos hojas del tablero -denominados bulones- para conseguir «que se mueva lo menos posible. Todos los puentes, fijos o móviles, si no vibran se caen, pero intentaremos que los viandantes lo noten menos», dice el director del área, Txabi López Iturrate.

La segunda fase de la reforma es la que más notarán los ciudadanos. El tablero que ahora recorren, jalonado de fisuras y desconchones, se someterá a un cambio radical. Sobre la chapa metálica se colocará mortero impreso, un material que ya se ha utilizado en calles como Máximo Aguirre. Con una textura que «agarra bien y no patina», se le pueden dar distintos acabados, y en este caso se ha elegido un tono madera para hacerlo «más confortable. Queremos darle color y calidad», resume Sabas. Las mejoras se extenderán después a la iluminación, la cabina y la puesta a punto de todas las piezas que componen la maquinaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos