Incierto futuro

Si el desarrollo de grandes planes urbanísticos conlleva siempre largos trámites y en muchos casos inevitables retrasos, la regeneración de Zorrozaurre podría convertirse en perfecto ejemplo de esta complejidad. Los numerosos obstáculos que están demorando el inicio de las obras comienzan a afectar a las previsiones de las empresas que habían decidido implantarse en este espacio. Y las dudas expresadas por Idom sobre su desembarco en la zona suponen una alerta lo suficientemente seria como para que el Ayuntamiento ofrezca las garantías necesarias para tranquilizar a los implicados en este ambicioso proyecto.