Las votaciones del día 28 no serán secretas

C. LEZANA| BILBAO

Ya es definitivo. Los integrantes de las asambleas extraordinarias de la BBK y la Kutxa que el próximo día 28 deberán votar para aprobar o no la fusión lo harán de forma no secreta. En un principio, las cajas vizcaína y guipuzcoana contemplaban la posibilidad de que la consulta fuera confidencial. No obstante, finalmente han descartado tal opción al no ser permitida por la ley, según las fuentes consultadas.

La posibilidad de que el sufragio fuera secreto podría, a priori, tener importancia para la caja de ahorros guipuzcoana, que está a falta de un solo voto para que su asamblea dé luz verde a la fusión. En el caso de la vizcaína, la mayoría está ya garantizada.

Así las cosas, las trascendentales votaciones del 28 de noviembre serán nominales. Es decir, se leerá el nombre de cada uno de los consejeros generales y éstos deberán dar a conocer su postura. Lo que aún no está decidido es si se adoptará un sistema de control notarial para dar fe del resultado de las asambleas, que arrancarán a las siete y media de la tarde.