El teléfono fijo gana terreno al móvil

Agobiados por la crisis, los usuarios apuestan por exprimir las posibilidades de llamadas gratuitas que ofrecen los paquetes de banda ancha

JON FERNÁNDEZ| BILBAO
Las operadoras de telefonía observan con cierta preocupación las nuevas tendencias. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ/
Las operadoras de telefonía observan con cierta preocupación las nuevas tendencias. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Cuando el dinero escasea, el consumidor intenta limar los gastos hasta la extenuación. Reducir la factura telefónica es una de las opciones más recurrentes y, en este contexto, el terminal fijo de toda la vida ha entrado en un proceso de revitalización tras el retroceso sufrido en los últimos años a causa del móvil. El éxito de los paquetes de conexión de banda ancha a Internet está detrás de este cambio de tendencia, al incorporar en muchos casos llamadas gratuitas. Responsables de las operadoras reconocen en privado el fenómeno, confirmado en las sucesivas estadísticas de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). Su último informe -con datos del pasado septiembre- deja al descubierto la nueva propensión.

En sólo un mes, se registraron en España 78.247 líneas fijas que cambiaron de operador, un proceso asociado generalmente a la contratación de paquetes de banda ancha (ADSL y similares). En la mayoría de las ocasiones, el beneficio del producto llega en forma de llamadas provinciales o nacionales a coste cero. Dos conceptos cuyo consumo creció por sorpresa en el último trimestre de 2007 y en el primero de este año, al mismo tiempo que el de móvil retrocedía un 4,7%.

Según recogen los balances periódicos de la CMT, el tráfico de voz entre dos teléfonos fijos de la misma provincia saltó de los 1.478 millones de minutos a 1.713 desde septiembre del año pasado a junio de 2008. El avance fue aún más espectacular en el caso de las llamadas interprovinciales, y se disparó desde los 2.761 millones hasta 3.408 en esos nueve meses.

El mismo periodo resultó desalentador para la telefonía móvil, donde el tráfico de voz apenas evolucionó. Las llamadas con esos terminales a los fijos nacionales se mantenían el pasado mes de junio en niveles similares al año anterior. De los 1.878 millones de minutos con los que cerró el segundo trimestre de 2007 se ha pasado a 1.887.

Aumento de líneas

Portavoces de las compañías restan importancia a la mala racha que atraviesa el consumo de móviles, un mercado controlado en España por Movistar y Vodafone, que acaparan un 70% de los clientes. Sus representantes dicen «haber contrarrestado» ese bajón con otros productos en alza, como la conexión móvil a la Red y el estirón en el alta de nuevas líneas, que en septiembre fueron más de 248.000.

A pesar de todo, algunos directivos no han dudado en mostrar su preocupación por el fenómeno. Más de un alto cargo de Telefónica lo admite en privado y el propio presidente de Vodafone España, Francisco Román, atribuyó en septiembre el recorte «a la crisis» en el marco del XXII Encuentro de las Telecomunicaciones. «Este descenso tenía varias raíces, siendo una (...) la situación económica, con cierta contención de uso y de consumo», analizó. Román tampoco se olvidó de criticar algunas decisiones que tienen como objetivo la regulación del mercado, aunque esas reflexiones apenas tuvieron eco.

Queda la duda de si el retroceso en el consumo de telefonía móvil afectará directamente a la renovación de dispositivos. El director general de Alcatel Mobile Phones, Carlos Cano, está convencido de que sí y dibuja un negro panorama para los fabricantes, ya que los consumidores contarán pronto «con menos puntos» de los programas de fidelización de clientes que ofrecen las operadoras para canjear por móviles. Y ese suele ser el indicador fundamental que indica un repunte o una caída de las ventas a corto-medio plazo. Cano, cuya compañía alcanza el 4% de cuota de mercado en España, calcula que «en seis u ocho meses» la tendencia alcista se tornará en una bajada considerable.

Al menos, el terremoto económico mundial no afecta, de momento, a la compra de teléfonos. El motivo podría estar, precisamente, en que el citado canje de puntos por el consumo estuvo creciendo sin cesar hasta el primer semestre del año. Algo que parece haberse acabado definitivamente. Ya pintan bastos en el otrora seductor mundo de los móviles.

Fotos

Vídeos