La lanzadera de Mamariga retrasa seis meses la llegada del metro a Santurtzi

El alcalde dice que la demora es «un trastorno añadido a las enormes molestias que provocan las obras» en el municipio

SONSOLES ZUBELDIA| BARAKALDO
El túnel está casi acabado y sólo quedan por revestir 24 metros de galería. / JORDI ALEMANY/
El túnel está casi acabado y sólo quedan por revestir 24 metros de galería. / JORDI ALEMANY

El metro no llegará a Santurtzi hasta junio, seis meses después de la fecha prevista. El motivo de este retraso hay que buscarlo en la incorporación de la lanzadera de Mamariga al proyecto original. Aunque el plan ya contemplaba una conexión entre el populoso barrio y la estación central de la localidad marinera, no estaba claro cómo se iban a unir ambos puntos. Finalmente, el Gobierno vasco ha optado por una «innovadora infraestructura», inédita en las dos líneas del suburbano. Una solución compleja que exige modificaciones técnicas de calado. No sólo «ha alargado el proceso de construcción» del tramo Portugalete-Santurtzi, sino que «ha aumentado» su coste, según reconoció ayer la Consejera de Transportes y Obras Públicas, Nuria López de Guereñu, durante su visita a las obras.

En concreto, el cañón de Mamariga supondrá un desembolso extra de 16,6 millones de euros, a los que hay que sumar los 71 destinados al propio tramo. Este ingenio salvará una acusada pendiente -del 20% en su punto máximo- y recorrerá los 400 metros que separan la futura estación central de Santurtzi de la plaza Virgen del Mar. Dos 'navettes' (cabinas a medio camino entre un ascensor y un vagón de tren), con una capacidad máxima de 45 personas cada una, circularán cada 2,5 minutos por un túnel de doble vía. En momentos concretos en los que se prevean aglomeraciones, ambos 'funiculares' estarán capacitados para transitar en una misma dirección a la vez.

Pese a todo, la estación central de Santurtzi y la lanzadera no entrarán en funcionamiento al mismo tiempo. El metro llegará en junio a Santurtzi, mientras que el cañón no abrirá sus puertas «antes de finales de 2009». Cuando la lanzadera esté operativa, «más de 80%» de los vecinos del municipio dispondrán de una estación de metro «a menos de 10 minutos de su domicilio», destacó López de Guereñu. Y este porcentaje se elevará a «más del 95%» con la futura prolongación de la Línea 2 hasta Kabiezes.

En cualquier caso el alcalde de Santurtzi, Ricardo Ituarte (PNV), calificó el retraso de los trabajos del tramo Portugalete-Santurtzi como «un trastorno añadido a las enormes molestias que están provocando las obras» en el municipio. Aunque, según apuntó, «habrá que dar por buenos estos trastornos si sirven para posibilitar que el metro dé servicio a los casi 15.000 vecinos de Mamariga». No obstante, Ituarte reclamó que «se acorten los plazos todo lo posible, no sólo para la inauguración de la estación central, sino para el resto de obras» que implican el cierre de calles.

Dos nuevas estaciones

El nuevo tramo contará con dos estaciones: la de Peñota, situada bajo el hospital San Juan de Dios, y la de Santurtzi, en el subsuelo del parque de Gernika. Ambas paradas mantendrán el modelo ya existente en la Línea 1. La estación de Peñota contará con tres accesos desde el exterior. Uno situado en la calle Simón Bolívar, otro en Peñota con entrada por las galerías comerciales y un tercero por San Juan Bautista. Las obras de esta parada están «prácticamente finalizadas». Ya se trabaja en el montaje de las escaleras mecánicas y los ascensores y en la urbanización de la superficie.

Por otro, la estación de Santurtzi dispondrá de un acceso por la calle Las Viñas y otro por Maestro Calles. Además, habrá un ascensor con salida en la plaza de Gernika y, por supuesto, la lanzadera. Estos trabajos están también «muy avanzados». De hecho, ya ha comenzado la instalación de los fosteritos, las escaleras mecánicas y los ascensores. También el revestimiento del túnel «está casi acabado» y sólo quedan por rematar 24 metros de galería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos