La depuradora de Lamiako será cerrada para evitar olores y ruidos a los vecinos de Leioa

JOSU GARCIA| BILBAO

La depuradora de Lamiako será finalmente una instalación cerrada para evitar ruidos y olores a los vecinos de este barrio de Leioa. Así lo adelantó ayer en Bilbao el presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Jorge Marquinez, que visitó la capital vizcaína para explicar las inversiones en obras hidraúlicas que el Gobierno central tiene consignadas.

Marquinez destacó la importancia del plan de Lamiako. «Supondrá rematar el saneamiento de la ría, lo que beneficiará al casi millón de personas que viven en el Gran Bilbao», planteó. El proyecto se encuentra actualmente en fase de redacción. También se está analizando su impacto ambiental. Los detalles de la depuradora se conocerán «a finales de este año, cuando salga a información pública», destacó el experto.

100 millones

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Norte avanzó que la infraestructura será «muy moderna y respetuosa con el medio ambiente». Y destacó que para lograrlo será necesaria una inversión próxima a los 100 millones de euros. «La estación depuradora de Galindo -explicó Marquinez- costó 69 millones y tiene capacidad para tratar las aguas residuales de un millón de personas, la que ahora se va a construir costará 30 millones más y prestará servicio a una población de 325.000 habitantes. Esto demuestra que se ha hecho un esfuerzo muy importante en minimizar los impactos e incorporar la última tecnología», destacó.

El responsable de la cuenca hidrográfica cantábrica también habló del «inminente» inicio de obras de la depuradora de Urdaibai y destacó las actuaciones que ejecuta actualmente el Gobierno central en el País Vasco y que suponen una inversión de 169 millones de euros.

Fotos

Vídeos