El Ararteko edita una guía que enseña a los niños a evitar el acoso por Internet

L. LÓPEZ| VITORIA

El 'grooming' tiene nombre de deporte de riesgo, pero no lo es. Se trata del conjunto de oscuras estrategias de las que se vale un adulto para 'engatusar' a un menor por Internet. Primero, se gana la confianza del niño. Luego, cuando consigue cualquier concesión (una foto, algún dato), se vale de ello para chantajear al pequeño y así obtener satisfacciones de índole sexual: desde fotos más subidas de tono hasta un encuentro en persona.

«No se puede decir que sea un fenómeno extendido», tranquiliza el Ararteko, Iñigo Lamarca, aunque también reconoce que «nadie tiene datos sobre la dimensión real de fenómeno». En cualquier caso, para evitar que se extienda esta penosa práctica desde la oficina del Defensor del Pueblo vasco consideran que un buen mecanismo es formar a los niños en el uso de las nuevas tecnologías y darles las herramientas para estar prevenidos.

Con ese objetivo surge la publicación 'Leihoak' (Ventanas), una guía editada por el Ararteko en colaboración con la asociación Pantallas Amigas y la ONG Edex. El material, dirigido a niños entre los 8 y los 12 años, está compuesto por un CD en el que se presentan situaciones en dibujos animados con las consiguientes moralejas que ponen sobre aviso a los pequeños sobre las sorpresas que pueden esconderse tras ese amable desconocido con el que han entablado relación en la Red. También hay juegos y consejos varios.

A su vez, el pack incluye una guía dirigida a padres y educadores donde se detallan los peligros que se ocultan tras la pantalla del ordenador y las estrategias preventivas para evitar los riesgos 'on line'. La tirada será de 3.500 ejemplares, que se enviarán tanto a colegios como a asociaciones. Además, los materiales se colgarán en la página web del Ararteko con el fin de darle la mayor difusión posible.

El responsable de Pantallas Amigas, Jorge Flores, aprovechó la presentación de la guía para alertar de que los 'depredadores' suelen fingir su identidad y ponen el punto de mira sobre menores con problemas familiares. Son ellos los que tardarán más en acudir a sus padres, y acabarán haciéndolo cuando ya es tarde.