El Consistorio pondrá en valor los antiguos túneles mineros

El plan prevé abrir la vía Castro-Alén a ciclistas y peatones y añadir un carril para vehículos al trazado de Traslaviña

SONSOLES ZUBELDIA| CASTRO
El proyecto se centrará en los túneles de Ocharan y la calle Leonardo Rucabado. / P. U./
El proyecto se centrará en los túneles de Ocharan y la calle Leonardo Rucabado. / P. U.

El Ayuntamiento de Castro Urdiales proyecta una profunda renovación de los antiguos túneles mineros de Ocharan y el entorno de la calle Leonardo Rucabado. Todo el área, de unos 9.000 metros cuadrados, se convertirá en un nuevo espacio público, que incluirá un gran parque con juegos infantiles y un anfiteatro urbano con gradas para la celebración de conciertos y eventos deportivos. Además, pondrá en valor las antiguas vías ferroviarias, ya que abrirá a los peatones y los ciclistas el trazado de Castro-Alén y ampliará la capacidad para el tráfico del corredor de Castro-Traslaviña con un nuevo carril.

El ambicioso plan de reforma se desarrollará en cuatro fases. Los arquitectos Cristina Hacha y Miguel Zaballa han sido los precursores de la idea, que ha ganado el concurso convocado por el Consistorio para acondicionar y revitalizar la zona, cercana al castillo de Ocharan y al palacio Toki-Eder, conjunto declarado Bien de Interés Cultural en 1984. Aún falta adjudicar las obras, cuyo coste ronda los 798.000 euros, por lo que los responsables municipales calculan que los trabajos arrancarán el próximo año aunque no se atreven a precisar fechas.

El primer paso consistirá en ensanchar tres metros el túnel de Castro-Traslaviña, que en la actualidad sólo cuenta con un carril para vehículos regulado por un semáforo que permite el tránsito de turismos en ambos sentidos. De esta forma, se añadirá un nuevo vial para mejorar la fluidez del tráfico en la zona.

Anfiteatro urbano

En una segunda fase está previsto restaurar el trazado de Castro-Alén, parcialmente enterrado en su extremo sur y desmoronado en su parte central. En este caso, se habilitará un carril-bici de 300 metros y se pavimentará el suelo para favorecer su uso peatonal.

Por último, aprovechando una ladera cercana, se construirá un anfiteatro urbano de 840 metros cuadrados con alumbrado y gradas con capacidad para acoger a unas 200 personas. Este equipamiento irá destinado a la celebración de conciertos al aire libre, juegos infantiles y eventos deportivos. Junto a esta instalación se extenderá un gran parque de 1.000 cuadrados dotado de bancos, juegos infantiles, aparca-bicis y una fuente.