Vecinos de Castrejana denuncian el «abandono» de las instituciones

Piden más transporte público, mejores accesos al tren y medidas de seguridad en los caminos del barrio

ESTIBALIZ SANTAMARÍA| BILBAO

Viven entre Bilbao y Barakaldo, frente a unas obras de la Diputación y con una estación de tren dependiente del Gobierno central, pero los vecinos de Castrejana no encuentran respuesta a los problemas del barrio en ninguna de estas instituciones. Sienten que los responsables políticos tienen «abandonado el barrio, dejado de la mano de Dios».

Basta un vistazo al cruce de acceso a Castrejana para percatarse del primer problema: un buen puñado de vecinos esperan en la parada de Bilbobus, y es que el '88' pasa una vez cada hora. No tienen muchas más opciones porque el tren de Feve que se detiene en el apeadero del barrio tiene la misma frecuencia y, además, pasa a la misma hora que el autobús. «Si pierdes uno pierdes todos», lamenta una residente. «En Zorroza tienen autobús cada 10 minutos y aquí es cada hora; eso no es de recibo», apostilla otra vecina. Junto a las largas esperas, critican la escasa amplitud de horarios del transporte público. «Los que tienen que ir todos los días pronto a trabajar, tienen un problema tremendo. Antes teníamos el 'tren obrero', que venía a primera hora de la mañana, pero ahora quien entra a las 7.00, no tiene en qué ir», censuran.

A la escasez de servicios se suma unas deficientes infraestructuras. El apeadero del tren tiene un único acceso dotado de varias decenas de escaleras, una auténtica barrera para los mayores del barrio y para quienes intentan llegar al tren con sillas de bebé. «¿Para qué queremos el tren si no podemos bajar y subir?». Las deficiencias que advierten los vecinos de Castrejana no quedan ahí. La división del barrio entre Bilbao y Barakaldo implica que el puente de Las Delicias, dividido a partes iguales entre ambos ayuntamientos, «tenga los márgenes limpios en un lado sí y el otro no», con el consiguiente peligro para el peatón, que «no tiene dónde meterse si viene un camión».

También reclaman medidas que tranquilicen el tráfico en la calle Las Delicias. «Pasan a toda velocidad y no ponen nada. Es demencial cómo está el barrio de dejado». Las obras forales de la 'Supersur', con su continuo trasiego de camiones y sus voladuras, son otro de sus quebraderos de cabeza.

Críticas del PP

Ayer, el PP de Bilbao se acercó a Castrejana ante las quejas vecinales y, «como ya hicimos hace año y pico, volvemos a pedir al Ayuntamiento que la frecuencia del '88' sea, al menos, de media hora», aseveró la portavoz popular, Cristina Ruiz. «No es de recibo que estos vecinos tengan menos frecuencia de autobús para ir al centro de Bilbao que la que tenemos el resto para ir a Vitoria», añadió. Respecto a la accesibilidad de la estación, el PP reclamó que, «igual que hace en otros casos, el Consistorio emplace a Feve para que solucione el problema. Nosotros ya llevamos una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para adecuar el apeadero», señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos