Hallan en la cumbre del Ereñozar tumbas y restos de un castillo medieval

MAIKA SALGUERO| GERNIKA
Uno de los arqueólogos trabaja en la excavación. / E.C./
Uno de los arqueólogos trabaja en la excavación. / E.C.

Un grupo de arqueólogos ha descubierto junto a la ermita de San Miguel de Ereñozar enterramientos medievales y restos de un castillo en «excelente» estado de conservación. «Hemos localizado varias tumbas construidas con sillares de gran tamaño y en su interior había piezas de cerámica, varias monedas, dados de juego e incluso una lápida decorada con una cruz patada», explicó el director de la excavación, Mikel Neira.

El hallazgo incluye muros de más de un metro y medio de ancho que formaron parte de la estructura de un castillo del siglo XII. «Probablemente se trate de elementos que pudieran pertenecer al armazón central y principal espacio residencial», añadió. Los restos exhumados permitirán afrontar un proyecto más ambicioso para determinar el verdadero potencial del yacimiento. «Esta investigación forma parte de mi futura tesis doctoral y de un análisis exhaustivo del estado de los castillos de Vizcaya ya que la Edad Media es una de las épocas más desconocidas de nuestra historia», afirmó Neira.

La excavación ofrecerá datos sobre los orígenes de Ereño y las fortalezas de la Provincia. «Estudiamos hace tiempo el castillo de Abadiño y hace dos años el de Unzueta, en Orozko, que fue el que posibilitó el actual descubrimiento. Todavía faltan por investigar, por lo menos, media docena más como el de Zarragoitxi en Bermeo, Orduña, Balmaseda, Balmasín y San Juan de Gaztelugatxe», explicó. Los orígenes de la ermita de San Miguel de Ereñozar se remontan al siglo X-XI por la existencia de un sepulcro antropomorfo, el hallazgo casual de una moneda de Alfonso I El Batallador y la crónica de un historiador del siglo XVIII. «Con esta excavación conoceremos un poco más de este templo y su municipio», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos