La falta de dos tramos resta efectividad al eje del Ballonti e impide descongestionar la A-8

Menos de 20.000 vehículos al día utilizan el corredor de la margen izquierda, apenas el 40% del tráfico que había previsto la Diputación

JOSÉ DOMÍNGUEZ| BARAKALDO
El eje del Ballonti fue diseñado hace una década para evitar los problemas de saturación de la autovía. / PEDRO URRESTI/
El eje del Ballonti fue diseñado hace una década para evitar los problemas de saturación de la autovía. / PEDRO URRESTI

La saturación de la A-8 es un problema que la Diputación trata de atajar desde hace mucho tiempo. Con este objetivo diseñó hace ya cerca de una década el eje del Ballonti, un corredor concebido para conectar directamente los municipios de la margen izquierda y la cuenca minera. La nueva infraestructura debería sacar 50.000 vehículos diarios de la autopista, un 42,4% de la densidad que soporta hoy la principal arteria vizcaína a su paso por la comarca. Nada más lejos de la realidad. Aunque ya se han construido dos tercios del recorrido, el día a día se empeña en dar la espalda a los objetivos trazados.

El primer tramo, entre Abanto y Santurtzi, se abrió a finales de 2005 y otros dos en abril de 2007. Su actual densidad diaria apenas alcanza los 20.000 vehículos. Un 40% de su capacidad total. «Mientras no se construya un pequeño tramo en Sestao y, sobre todo, el que queda pendiente entre Portugalete y Santurtzi, el eje del Ballonti está cojo, incompleto», reconoce el diputado de Obras Públicas, Iñaki Hidalgo.

El responsable foral afirma que la discontinuidad del vial no anima a su utilización, aunque insiste en que la magnitud de las obras, con una inversión inicial prevista de más de 100 millones de euros -una partida consumida ya a falta de concluir todo el trazado- exigió hacerlo así. Había que priorizar.

La fase entre Nocedal y Balparda tiene apenas kilómetro y medio, pero ha conseguido desahogar de tráfico a Abanto y Ortuella, municipios con grandes polígonos industriales en crecimiento que estaban saturando las redes viarias locales. Así lo refleja el balance foral del tráfico en las carreteras vizcaínas de 2007. El nuevo vial ha retirado cerca de 6.000 vehículos diarios de las antiguas calzadas y, por tanto, del interior de los cascos urbanos.

El 'tapón' de Portugalete

En los tramos entre Portugalete y Sestao ocurrió algo parecido. El Parlamento vasco declaró a esta última localidad zona de actuación prioritaria para potenciar su regeneración sociourbanística. Y la Diputación centró allí sus esfuerzos para habilitar el eje del Ballonti. Hoy sólo queda por culminar los 500 metros que separan El Carmen de Kueto, «y que están pendientes de que se acometa la urbanización de la zona con la construcción de 1.350 viviendas».

En este caso, la efectividad del recorrido ya abierto -los dos tramos superan los tres kilómetros y medio- está en entredicho. «El paso medio diario en 2007 fue de 13.600 autos, cifra que puede haber aumentado en varios miles desde la apertura del centro comercial Ballonti en abril», señala Hidalgo.

El principal problema radica en la no ejecución del vial entre Portugalete y Santurtzi. Estos dos kilómetros de calzada conseguirán unir todos los tramos, al margen de los 500 metros que quedan por habilitar en Sestao, recorrido que ya cubre la Bi-644. El diputado admite que estas obras no podrán iniciarse hasta 2011, cuando está prevista la puesta en servicio de la Variante Sur Metropolitana, «que en Portugalete y Ortuella tiene uno de sus nudos viarios más importantes. Esta circunstancia lo hace incompatible con cualquier otra obra».

Ocho kilómetros en 2013

A su juicio, la efectividad del eje del Ballonti no se podrá evaluar en su totalidad hasta 2013, cuando finalice la construcción de los más de ocho kilómetros de recorrido, 15 si se suman todas sus conexiones. «Ahora es imposible calibrar sus efectos directos porque carece de historia real, aunque para los municipios de su entorno sea ya una evidencia la descongestión viaria», matiza Hidalgo. En cualquier caso, el responsable foral advierte de que su potencial ya podrá apreciarse dos años antes, en 2011, «cuando se abra el pinchazo directo del corredor a la Variante Sur y a la autopista A-8 a través de la rotonda de Galindo».

Hasta entonces, las cifras mejorarán sólo en la medida en que los conductores incorporen los tramos ya abiertos a su rutina diaria. «Muchos siguen utilizando las carreteras urbanas o la autopista para trayectos en los que ahorran tiempo y kilómetros por el eje del Ballonti», lamenta el diputado.

1,5 kilómetros. Costó 15,7 millones de euros. Se inauguró en diciembre de 2005.

Más de 600 metros. Abrió

en abril del año pasado y su presupuesto fue de 22,4 millones.

Mide más de 2,5 kilómetros y costó 51,4 millones. Se inauguró en abril de 2007.

500 metros. Pendiente de la urbanización de la zona de La Punta, donde se levantarán 1.350 viviendas.

2 kilómetros. Supeditado a la Variante Sur Metropolitana. No estará operativo hasta 2013.

La Diputación calculó que el conjunto de las obras superaría los 100 millones, cifra que, a falta de dos tramos, ya se ha alcanzado incluyendo gastos de obra, expropiaciones y el desvío de redes de servicios.