Un acto popular unirá Vitoria y Gernika el día de la consulta

El PNV movilizará a sus bases a lo largo de los 70 kilómetros que separan ambos puntos en defensa del plebiscito

O. B.| FORONDA

El PNV y sus socios habían anunciado un acto ciudadano, de marcado carácter festivo y reivindicativo, para el 25 de octubre en sustitución de la fallida consulta de Ibarretxe y el presidente del EBB formalizó ayer el llamamiento a sus bases para que se «socialicen» y comiencen a preparar la cita. Iñigo Urkullu no dio demasiados detalles sobre la protesta que preparan el tripartito y Aralar y se limitó a describirla como un «esfuerzo simbólico» para conectar la capital de Euskadi, Vitoria, con la Casa de Juntas de Gernika. «Vamos a enlazar la cuna de nuestras libertades con el símbolo de las tres cuartas partes del pueblo vasco. La semana que viene tenéis tarea para el día 25 en vuestros batzokis. ¡Vamos a socializarnos!», instó.

Aunque la iniciativa apuntaba a una cadena humana que uniera ambos puntos, fuentes del PNV aseguraron que se ha descartado esa posibilidad. Las dificultades técnicas -obligaría a cortar al tráfico las carreteras-, el ingente número de personas que obligaría a movilizar -según los cálculos que ha hecho este periódico, se requerirían al menos 35.000 simpatizantes para cubrir la distancia completa- y la vinculación de iniciativas de este tipo a manifestaciones anteriores organizadas por la izquierda radical para reivindicar los derechos de los presos desaconsejaban ese formato. Los mismos medios insisten en que se trata de organizar un acto que deje patente el rechazo a la prohibición del plebiscito sin renunciar a que sea «amable».

Paso adelante

Aunque el programa definitivo no está aún cerrado porque requiere coordinar y cotejar las ideas de PNV, EA, EB y Aralar -sí está decidido que sea un acto conjunto de las cuatro fuerzas políticas-, otras fuentes peneuvistas apuntaron ayer que se baraja organizar una especie de «semicadena» o, lo que es lo mismo, ubicar a los simpatizantes en distintos grupos repartidos a lo largo de los setenta kilómetros que separan Vitoria y Gernika, pero separados. Estos mismos medios también comentaron que se ha sopesado la posibilidad de que todos los participantes en la iniciativa dieran un paso adelante a la vez, para simbolizar «el paso adelante que habría dado el país con la consulta».

Los socios del Gobierno vasco también barajaron en su día que la cita del '25-0' se aprovechase para presentar todas las adhesiones ciudadanas al manifiesto en defensa de la iniciativa de Ibarretxe, que ayer mismo firmaron los miembros del EBB y simpatizantes en Foronda. Pero no han precisado si la idea sigue en pie. Lo que sí se pudo constatar ayer es que las alusiones a la defensa ante la Justicia e instituciones europeas de la ley anulada desaparecieron de los discursos de Urkulllu e Ibarretxe.