El PNV reclama que la sociedad se «implique más» en apoyo a la consulta

Egibar dice que es una «carrera larga y de resistencia» en la que se tendrá que reconocer el derecho a decidir

DAVID GUADILLA| BILBAO
Ibarretxe y su equipo, durante la reunión mantenida la semana pasada tras la decisión del Constitucional. / I. AIZPURU/
Ibarretxe y su equipo, durante la reunión mantenida la semana pasada tras la decisión del Constitucional. / I. AIZPURU

El PNV reclamó ayer una mayor implicación de la sociedad vasca para defender la consulta promovida por Juan José Ibarretxe, que los jueces del Constitucional consideraron la semana pasada que vulnera la legalidad. Conscientes de que la vía del recurso ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos es probable que tenga un alcance muy limitado -Josu Erkoreka dijo sentirse «pesimista»-, los dirigentes jeltzales esperan que una masiva respuesta ciudadana sea el contrapunto a los varapalos judiciales que aún puede recibir la iniciativa del lehendakari.

A la espera de que los miembros del tripartito expliquen de manera concreta todos los pasos que piensan dar tras el esperado dictamen del Tribunal Constitucional, los portavoces peneuvistas hacen hincapié en que gran parte de su estrategia pasa por lograr un amplio apoyo social en defensa del proyecto, algo en lo que ayer coincidieron tanto Joseba Egibar como el propio Erkoreka.

El presidente del partido en Guipúzcoa fue rotundo. Pidió una implicación de la sociedad «más directa y comprometida de lo que ha sido hasta ahora» en la defensa de la consulta porque «ésta es una carrera larga, de resistencia». A pesar del revés sufrido en el Constitucional, Egibar se mostró convencido en Radio Euskadi de que el Gobierno central «no tendrá más remedio que reconocer el derecho a decidir» porque «la raíz del conflicto» está en la existencia de un «sujeto político distinto del pueblo español».

En una línea no muy diferente se expresó el portavoz del PNV en el Congreso. En una entrevista en Herri Irratia, Josu Erkoreka recalcó que la respuesta de su formación al fallo no discurrirá por el camino de la «desobediencia», porque, «sin recurrir a ese terreno, hay un amplísimo margen de actuación y de protesta». Un escenario en el que Erkoreka situó las «denuncias internacionales, que van a intentar convocar al mayor número de ciudadanos posibles».

El representante peneuvista se refería así a la demanda que tienen pensado presentar los miembros del tripartito y Aralar contra el Estado español en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Un recurso sobre el que reconoció sentirse «pesimista como jurista» porque hay «dificultades objetivas». Sin embargo, quiso dejar espacio a la esperanza matizando que, como «político, soy optimista». «Hasta que no se apure el último cartucho, no se puede dar por perdido nada», enfatizó.

Documento, el viernes

A pesar de tales dudas, los socios del Gobierno vasco mantienen su intención de ahondar en la vía europea. Las ejecutivas del PNV, EA y Aralar se reunieron ayer por separado para perfilar el documento que presentarán este próximo viernes de manera conjunta con Ezker Batua para apoyar la denuncia ante Estrasburgo. Un texto con el que pretenden recabar el mayor número de firmas posible.

Su redacción final se cerrará en una reunión que las cuatro formaciones tienen previsto celebrar a mediados de esta semana. Un encuentro en el que también se decidirá quienes serán los encargados de comparecer en público para presentarlo, en un formato que puede ser muy similar al que emplearon el pasado mes de julio cuando hicieron pública en un hotel bilbaíno una carta remitida a José Luis Rodríguez Zapatero para pedirle que retirase el recurso contra la consulta.

Será el próximo martes cuando dicho informe sea firmado por el propio Ibarretxe y todos sus consejeros tras el Consejo de Gobierno. En todo caso, no tendrá validez jurídica.

Aunque no se conoce al detalle su contenido, Eusko Alkartasuna fijó ayer su posición. A través de un comunicado, su ejecutiva, reunida en San Sebastián, sostuvo que mantiene «intacta su apuesta por dar la palabra y la decisión a la sociedad vasca».