«Os haré ilusionar de nuevo», dice Antón

J. G. P.| FELECHOSA
Igor Antón ya está de vuelta en Galdakao. / J. DÍAZ/
Igor Antón ya está de vuelta en Galdakao. / J. DÍAZ

El Hotel 'La Gruta' es un clásico para el ciclismo. Parada y fonda. Fabada para todos salvo los ciclistas. El sábado por la noche también fue sede de un velatorio: el del Euskaltel Euskadi. En 'La Gruta' estaba alojado el Astana. Y Contador, Noval y Rubiera se acercaron al conjunto vasco para mostrar sus condolencias por la retirada de Antón. También pasaron por allí Bruyneel y el director del equipo kazajo, Gallopin. A Bruyneel siempre le ha gustado Antón. Y Contador es 'colega' del vizcaíno desde las cuestas amateurs. Por la noche, Antón partió hacia Galdakao «para desconectar». Antes dejó a sus decaídos compañeros un par de frases: «Os haré ilusionar de nuevo». «Habrá muchas más carreras».

Empezará a prepararlas cuando suelde su clavícula izquierda y cuando se pegue el trocánter, el hueso que junta el fémur y la cadera. «Esa parte no tiene operación posible. Habrá que esperar. Un mes de reposo», adelantó Miguel Madariaga, mánager del Euskaltel Euskadi, apoyado en una mesa de desayuno de 'La Gruta'. Abatido. «No habré dormido ni dos horas». A vueltas con lo que pudo ser y no será: «Era la carrera perfecta para nosotros. Durante toda la etapa, Igor nos iba transmitiendo ilusión por la emisora». El día. El Angliru. «Por eso, cuando pasa algo así, te hundes». González de Galdeano estaba igual: «En la subida al Cordal iba de maravilla, con dos puntos de marcha aún sin usar».

Madariaga se reunió con sus directores (Odriozola y Gerrikagoitia) y con el secretario técnico (Galdeano). Para rescatar al Euskaltel, que se ha quedado sin faro. Sin norte. «En esta Vuelta, como nunca antes, he visto al equipo hecho una piña. Eso es fundamental para nosotros». Toca reconversión tras haber estado dos semanas alrededor de Antón y días de líderes con Egoi Martínez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos