La primera ITV del Puente Colgante

Un estudio informático permitirá realizar simulaciones virtuales para mejorar la conservación de la estructura

JOSÉ DOMÍNGUEZ| BARAKALDO
Los primeros resultados, antes de octubre. / B. CORRAL/
Los primeros resultados, antes de octubre. / B. CORRAL

El primer transbordador que se construyó en el mundo recurrirá a las tecnologías de conservación más avanzadas para garantizar su actual lozanía. La empresa gestora del Puente Colgante de Vizcaya -único Patrimonio de la Humanidad del País Vasco hasta que este verano lograron el mismo reconocimiento las cuevas de Santimamiñe, Altxerri y Ekain-, le someterá a su primera ITV integral. Un escaneado de alta resolución y unos modernos sistemas informáticos a partir de los cuales obtener planos en tres dimensiones. Recreaciones virtuales con las que elaborar todo tipo de simulaciones para conocer el estado del monumento centenario, su capacidad de resistencia o la necesidad de mejoras.

«La salud del puente es excelente, pero queremos disponer de una confirmación científica», subraya el presidente del Transbordador de Vizcaya, José Martín Uriarte. Hace 12 años, la sociedad afrontó la rehabilitación del coloso de hierro, que finalizó en 1999 tras una inversión de tres millones de euros. Desde entonces, el mantenimiento ha sido constante, «pero es una estructura con 115 años, sometida a la intemperie y que trabaja las 24 horas y los 365 días del año».

Por eso, la sociedad ha optado por someterla a este 'chequeo', para el que ha contratado los servicios de dos empresas punteras en el sector. La primera en actuar desde principios de este mes será Inertek 3D Technology System, una firma con sede en Zamudio pero que ha hecho trabajos de modelización virtual en muchos países.

Rigor «milimétrico»

Su labor consistirá en efectuar «una representación tridimensional de todos los elementos del monumento». Para ello empleará un escáner de última generación capaz de captar 240.000 puntos por segundo. «Su grado de detalle será máximo y su rigor, milimétrico», subraya Martín Uriarte.

Toda esa documentación será puesta a disposición de la ingeniería Idom. Esta compañía incluirá los datos en un programa que representará en el ordenador al Puente Colgante «con sus piezas perfectamente identificadas».

La innovación revolucionará el mantenimiento de la estructura, «que hasta ahora tenía que apoyarse sobre planos de papel». Además de descubrir cualquier posible deficiencia, podrán realizarse simulaciones de resistencia al viento, la temperatura o la lluvia, el desgaste o cualquier modificación que se estudie ejecutar «Será una base científica de incalculable valor para la futura conservación del puente», remarca Martín Uriarte.

El directivo confía en disponer de los primeros resultados antes de octubre. El coste de los estudios ronda los 105.000 euros, sufragados en un 95% con el dinero que el Ministerio de Cultura concedió al monumento el año pasado dentro del programa reservado a los Patrimonios de la Humanidad de España.

Un escáner de última generación dividirá el Puente Colgante en 40 millones de puntos.

Los datos escaneados recompondrán en el ordenador las piezas del monumento.

Permitirá elaborar planos virtuales y simulaciones para conocer las consecuencias que podría generar en la estructura cualquier intervención o cambio de elementos, de sus pesos o de sus características.