El viaducto de La Arena, el siguiente en pasar revisión

D. S. O.| BILBAO

El viaducto de La Arena, otro punto fundamental de la red viaria vizcaína, por el que transitan al día más de 70.000 vehículos, será el siguiente en pasar una profunda revisión. Se trata de una infraestructura más moderna (1992), que combina el hormigón con una estructura metálica. Consecuencia: se utilizarán técnicas diferentes, como partículas magnéticas y ultrasonidos, para evaluar la posible pérdida de espesor del acero. Además, se efectuarán algunas mejoras para corregir humedades y filtraciones y también se utilizará la misma unidad de inspección de puentes que ha permitido a los técnicos descolgarse por debajo del puente de Rontegi.

La revisión comenzará en breve. Cualquier reparación que recomienden los expertos deberá partir de una base: está previsto ampliar la capacidad del puente con un tercer carril por sentido para agilizar el intenso tráfico entre los territorios de Vizcaya y Cantabria.

Los expertos vigilarán si hay que retensar los tirantes del viaducto, pero los técnicos forales no creen que sea necesario. En esta infraestructura se aconseja prestar especial atención a «las zonas de filtración y acumulación de agua» -se colocarán canaletas para el drenaje- y a la existencia de posibles fisuras.

Una de las finalidades principales de los trabajos será evitar la denominada carbonatación del hormigón, por el que deja de proteger eficazmente el acero contra la corrosión. El autor del proyecto es el ingeniero Juan José Arenas, cuya empresa colabora con la Diputación en la revisión del puente de Rontegi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos