España impulsará un plan integral contra las agresiones en su presidencia de la UE

E. C.| MADRID

La presidencia española de la Unión Europea, prevista para el primer semestre de 2010, tendrá como uno de sus principales objetivos defender que la violencia machista se convierta en un reto de todos los socios comunitarios. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero redacta en la actualidad el borrador del programa con la intención de presentarlo a los grupos parlamentarios antes de que concluya este año.

El impulso de las políticas de igualdad de género en «todas sus dimensiones» y la mayor implicación de la UE en la lucha contra la violencia machista son los dos grandes puntos en los que el Ejecutivo central quiere «avanzar» en el ámbito social.

El Gobierno pretende trasladar a Europa el modelo establecido en España contra el maltrato a la mujer, basado en medidas preventivas y educativas con iniciativas de protección y asistencia a las víctimas y juzgados específicos.

La presidencia española coincidirá con la renovación de la Agenda Social Europea, vigente en el período 2005-2010, y la Agenda de Lisboa, cuyos objetivos son promover el crecimiento económico y el empleo e incrementar los fondos para investigación.

España quiere «revitalizar» estas metas y generar recursos ligados al fomento de las nuevas tecnologías, como alternativa a la pérdida de las tradicionales ayudas comunitarias a partir de 2013.