'Gaspar', un delfín demasiado juguetón

La Xunta descarta trasladar a un acuario al delfín, que arrastró varios metros bajo el agua a un buzo; es el mismo animal que creen que escapó de una base naval de EE UU

EL CORREO| SANTIAGO DE COMPOSTELA
'Gaspar', en su búsqueda del contacto con los humanos, sigue de cerca a una embarcación en Baiona./ EFE/
'Gaspar', en su búsqueda del contacto con los humanos, sigue de cerca a una embarcación en Baiona./ EFE

¿Se acuerdan de 'Gaspar'? Lleva meses recorriendo las aguas gallegas, en especial la costa de Vigo, frente a Baiona. Llegó en diciembre y patrulla desde Portugal a Asturias jugando con embarcaciones y bañistas. Dicen los expertos que puede ser un 'delfín-soldado', una 'unidad naval de combate' de la base militar de Florida que 'desertó' junto al resto de sus compañeros cuando el huracán 'Mitch' destruyó el recinto donde permanecían encerrados para su entrenamiento. La velocidad que alcanza y la insistente búsqueda de contacto humano ha llevado al Grupo de Rescate y Estudio de Mamíferos Marinos (GRUMMAR) a tal conclusión. Precisamente estas dos cualidades son las que, al parecer, empujaron el viernes a 'Gaspar' a 'jugar' con un buzo que trabajaba para los astilleros del puerto de Vigo y al que arrastró varios metros bajo el agua. A otro lo empujó con fuerza con su hocico.

El incidente llevó a los asustados buzos y a sus compañeros a pedir a la Xunta medidas urgentes que los protejan de los 'cariños' del animal, para garantizar su seguridad mientras están sumergidos. La consellería de Medio Ambiente, sin embargo, descartó ayer que el delfín tenga «actitudes agresivas» y, por ello, ha considerado innecesario trasladar al animal a un acuario, ya que sacarlo de su hábitat natural «no sería positivo». Tampoco prevén alejarlo de la costa, porque esta solución sería temporal, ya que 'Gaspar' regresaría de nuevo, sin más.

Según la Xunta, el cetáceo «sólo quiere jugar». No obstante, la Dirección Xeral de Conservación da Natureza recomienda a los ciudadanos que no se le acerquen y refrenen sus ganas de darle de comer porque eso podría incrementar aún más su gran sociabilidad. En cuanto a los buzos, la Xunta les recomienda «precaución» para «compatibilizar» su actividad con la presencia del delfín en libertad en la zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos