Arcelor-Mittal alerta de que sus inversiones en España peligran por la tarifa eléctrica

Quiere ampliar en untercio la capacidad de producción de la Acería Compacta de Sestao

MANU ALVAREZ| MADRID
Vista exterior de Acería Compacta de Bizkaia, en Sestao. / F. GÓMEZ/
Vista exterior de Acería Compacta de Bizkaia, en Sestao. / F. GÓMEZ

Los costes de la electricidad en España se han disparado en un 75% desde finales de junio para las grandes empresas consumidoras y ello «puede poner en peligro las futuras inversiones en España». La advertencia fue realizada ayer por Gonzalo Urquijo, responsable mundial de productos largos de Arcelor-Mittal y presidente del comité de inversiones de la multinacional.

Urquijo aclaró que la compañía tiene importantes proyectos para España, con el objetivo de incrementar la capacidad de producción y mejorar la competitividad de las instalaciones. Sin embargo, consideró que los altos precios impuestos ahora por las compañías eléctricas, así como «la ausencia de un auténtico mercado libre de energía», pueden hacer que España se sitúe fuera del mapa de regiones donde este tipo de industria es rentable. «Tenemos en estos momentos un coste de electricidad que se sitúa entre los más altos de Europa y eso nos puede impedir ser competitivos».

Entre los proyectos que tiene en cartera el líder mundial del acero, figura la ampliación de capacidad de la Acería Compacta de Sestao. La producción actual de bobinas laminadas, 1,5 millones de toneladas anuales, va a elevarse en 300.000 toneladas adicionales mediante un mejor aprovechamiento de las instalaciones. El grupo, sin embargo, estudia realizar nuevas inversiones en la ACB, para situar la capacidad total de producción en 2 millones de toneladas al año.

Centro de investigación

También se refirió Urquijo a la puesta en marcha de un centro de investigación en el País Vasco, que se ubicará en uno de los parques tecnológicos y que contará con un importante respaldo financiero por parte del Gobierno vasco. El próximo septiembre, Arcelor-Mittal y el Ejecutivo vasco firmarán un acuerdo para concretar los detalles. Las estimaciones que maneja la compañía apuntan a una inversión de 100 millones de euros durante los próximos cinco años, en proyectos de investigación que serán compartidos con la red de centros tecnológicos que ya existe en Euskadi. Esos 100 millones serán aportados, al 50%, por la compañía y el Gobierno vasco. Las áreas de trabajo estarán principalmente dirigidas a los productos siderúrgicos relacionados con la construcción.

En Navarra, la compañía va a concentrar sus actividades en la planta de Lesaka, lo que provocará el cierre de la que tiene instalada en Legasa. La operación requiere una inversión de 30 millones de euros, al tiempo que se destinarán otros 22 millones para financiar el excedente laboral. Y ello porque habrá un recorte de 230 empleos.

Por último, en el caso de Asturias, la empresa tiene planes muy ambiciosos, que pasan incluso por la ampliación de la capacidad de producción de uno de sus hornos altos.

Fotos

Vídeos