Un primer ensayo para ilusionar

El nuevo Alavés apostó por la presión y la velocidad en el triunfo ante el filial de Tercera

J. E. GÓMEZ BUSTO| VITORIA
Astudillo salió en la segunda mitad junto a Lacen./ I. AIZPURU/
Astudillo salió en la segunda mitad junto a Lacen./ I. AIZPURU

El nuevo Deportivo Alavés pasó ayer de la teoría a la práctica en su primer partido de pretemporada ante su equipo filial de Tercera División. El ensayo sirvió para ver las nuevas directrices de un equipo que parece apostar por la velocidad, la presión y la salida a la contra como nuevo ideario. Sobre el césped de Mendizorroza y ante unos 400 espectadores que se repartieron según transcurría el partido sobre los asientos de la tribuna Preferencia se dejaron ver detalles de lo que José María Salmerón pide al nuevo proyecto albiazul. Eso sí, el ritmo de entrenamientos con doble sesión sólo dejó ver una primera parte entretenida. La segunda mitad del partido se convirtió en un mero trámite para ambos equipos, en el que imperó un lógico bajón físico.

El primer once albiazul de la pretemporada dibujó sobre el campo un 4-4-2 muy marcado con presencia destacada de los canteranos Igor y Reguero como línea más adelantada. A decir verdad, los dos se entendieron a la perfección en los minutos en los que coincidieron sobre el césped, plasmando de forma idónea la punta de velocidad que necesita el conjunto alavesista en los metros finales. Quizá les faltó definición, pero ambos mostraron sobre el terreno instinto y capacidad, a falta de la llegada de nuevos nombres a una demarcación que se antoja falta de efectivos.

En la puerta sorprendió la alineación del francés Bonis como primer espada, aunque los segundos 45 minutos fueron para Bernardo. La presencia de salida del vitoriano Calderón en el lateral derecho era obligada por la lesión de Edu Alonso y a la espera de la llegada de un nuevo lateral derecho. El canterano fue fiel al fútbol de fuerza y entrega, como es habitual en él, y puso todo su empeño en demostrar que puede tener un sitio en el equipo. Él, junto a Cuevas e Igor fueron los jugadores del primer equipo que más minutos disfrutaron sobre el campo (65).

La solidez de la línea defensiva fue otro de los valores a tener en cuenta del nuevo Alavés. Un notable César Caneda y el canterano Pinilla formaron la pareja de centrales titular. En la segunda parte les relevaron dos conocedores del sistema de Salmerón, Mateo y Casar. La solidez de los cuatro sobre el terreno de juego fue secundada por la calidad de Edu Albacar en el lateral izquierdo, uno de los jugadores llamados a liderar el equipo. El joven Raúl Llorente se muestra como una garantía para darle relevos o 'robarle' incluso minutos de juego.

Puntos fuertes

El centro del campo parece otro de los puntos importantes del proyecto 2008-09. El área de creación está garantizada con un pivote del nivel de Gaizka Garitano. El bilbaíno se entendió bien con Emilio Sánchez en la primera mitad. El ex del Jaén mostró su toque y su visión de juego. El relevo de Lacen y Astudillo en los segundos 45 minutos estuvo en la línea que se espera de ambos. Toni Moral dejó destellos del jugador que es y que el Alavés espera. Su descanso dio pie a la aparición del almeriense Moreno, que aún debe acoplarse más con sus nuevos compañeros.

El resultado fue lo menos importante, aunque la victoria se convertía en una obligación al disputar el primer choque frente al filial, al cargo del cual debuta esta temporada Pablo Gómez. El 1-0 llegó al borde del descanso, cuando Toni Moral se inventó un disparo ajustado desde la frontal del área que la estirada de Jaizkibel no pudo detener. Tras el intermedio, Cuevas aprovechó un saque en semifallo del portero para situar el definitivo 2-0.

A destacar las ausencias de Ángel, Samuel, Miguel Pérez y Raúl Sánchez. Ninguno de ellos formó parte de la convocatoria y su sitio está lejos del Alavés de Salmerón y Javier Pérez.