Un juez declara ilegales dos antenas de telefonía que operan en edificios privados

S. LLAMAS| BARAKALDO
Uno de los dispositivos que se deben desmantelar está en la calle Araba. / MIREYA LÓPEZ/
Uno de los dispositivos que se deben desmantelar está en la calle Araba. / MIREYA LÓPEZ

El Ayuntamiento de Portugalete mantiene desde 2006 una cruzada contra las antenas de telefonía móvil instaladas de forma ilegal en los tejados de edificios de viviendas. Ya hace dos años logró retirar la primera, ubicada en la calle Bernardo Castet, mientras litigaba con otras tres. Ahora la justicia ha vuelto a dar la razón al Consistorio frente a dos de estos dispositivos detectados en las vías Araba y María Díaz de Haro.

«Las compañías han recurrido la sentencia a sabiendas de que van a perder con el único objetivo de seguir haciendo negocio otro año y medio», denunció el alcalde, Mikel Torres, quien advirtió de que tendrá en cuenta este comportamiento en sus futuras relaciones con ambas firmas. Hace dos años, el Ayuntamiento concretó un convenio con el grupo Xfera, que se comercializa a través de la marca Yoigo, para elaborar un plan de emplazamiento de estos transmisores.

El máximo edil apostó por las nuevas tecnologías y por facilitar la instalación de antenas, eso sí, bajo supervisión de la institución local. «Sólo se podrán ubicar en edificios municipales para evitar perjuicios a los vecinos y garantizar que todas las compañías aprovechan los mismos soportes», apuntó. En su labor mediadora, el Consistorio se apoyará en la UPV, que «garantizará que no se instalan más antenas de las necesarias». Además, investigará la posible presencia de «microantenas» en las fachadas, «que se confunden con letreros», y sancionará a las comunidades vecinales que den cobijo a estos aparatos.