Viaductos de diseño para el TAV

Fomento prepara construcciones «emblemáticas» para la línea de alta velocidad, que precisará 71 puentes que suman 23 kilómetros

AITOR ALONSO| VITORIA

El AVE volará en Euskadi sobre puentes y viaductos «emblemáticos». Encarrilado el proceso de expropiación de las tierras y el inicio de la ejecución de la línea vasca de alta velocidad, con cuatro tramos ya en obras, éste es el empeño en el que se afanan ahora el Ministerio de Fomento y la sociedad pública Adif, propietarios del trazado y gestores de la ejecución de la toda la conexión entre Vitoria y Bilbao. Los técnicos de ambos organismos han comenzado a estudiar, junto con varios alcaldes de los municipios atravesados por el TAV, la posibilidad de aportar un punto de estética y de excelencia arquitectónica a las infraestructuras con mayor impacto visual de la línea ferroviaria: los 71 puentes y viaductos contemplados en la llamada 'Y' vasca. Al menos tres o cuatro de estas instalaciones, las más llamativas y visibles desde los núcleos urbanos, serán de diseño. «Estamos construyendo una red ferroviaria para todo este siglo. Merece la pena hacer un esfuerzo», apuntan fuentes de Fomento.

Casi un 15% de la extensión de la 'Y', unos 23 kilómetros de vías, están previstos sobre puentes o viaductos. En una comunidad de orografía tan peculiar y repleta de infraestructuras como la vasca, es algo lógico. Hay que salvar valles, sobrevolar carreteras, superar ríos y atravesar montañas a lo largo de 172 kilómetros de trazado. Y todo ello con las limitaciones de cualquier línea de alta velocidad, más estrictas en el caso vasco porque por ella no sólo circularán trenes de pasajeros, sino también de mercancías.

La línea, de hecho, no puede tener pendientes superiores a quince milésimas por metro -un desnivel casi inapreciable, del 1,5%- ni radios de curva inferiores a 3.100 metros. No puede amoldarse al terreno, sino que hay que actuar sobre lo existente para acomodarlo a estas exigencias. Prueba de ello no son sólo los 71 viaductos previstos, sino también los 80 túneles que ya han comenzado a ejecutarse en los tramos en obras. Los trenes discurrirán bajo tierra a lo largo de más de 100 kilómetros, lo que supone que casi dos tercios de las vías serán soterradas. Sólo el 25% restante, unos 44 kilómetros, será a cielo abierto y a ras de suelo.

La gran mayoría de los viaductos previstos son de escasa entidad, de apenas unas decenas de metros para salvar carreteras o desniveles naturales entre túnel y túnel y de sólo unos pocos metros de altura. Pero la 'Y' vasca también precisará actuaciones más importantes y complicadas desde el punto de vista de la ingeniería. Ninguno será de récord en comparación con otras infraestructuras similares acometidas en el despliegue de la alta velocidad en España, pero tampoco desmerecerán.

El más largo, en Aramaio

El más largo, al menos de los tramos cuyos proyectos ya están finalizados -los correspondientes a Álava y Vizcaya-, está previsto en el tramo entre Aramaio y Mondragón. Es el único viaducto que superará el kilómetro de longitud. Medirá 1.401 metros. Sobrevolará la carretera A-2620 a más de 70 metros de altura. Está diseñado con 22 vanos, el mayor número de 'ojos' de los viaductos planteados en la 'Y'. Como todos los demás, el tablero sobre el que se asentarán las vías tendrá una anchura de 14 metros, el estándar para este tipo de construcciones. Es un espacio suficiente para acoger las dos vías -la línea es de doble sentido en todo su trazado- y los necesarios márgenes de servicios y seguridad.

Fomento trabaja con los alcaldes de las localidades afectadas para contemplar las posibilidades de encargar viaductos 'de diseño' en los puntos más sensibles, donde los puentes tienen un mayor impacto visual al atravesar núcleos urbanos de relevancia o carreteras de intenso tráfico. Uno de estos casos es el de Durango, donde el viaducto de Mañaria -de 616 metros- se verá «desde buena parte del municipio», admiten fuentes municipales. Su diseño, aún pendiente de consignación presupuestaria, se ha encargado a una prestigiosa firma de ingeniería -Arenas y Asociados, autores en Euskadi del puente de La Arena, en la autovía del Cantábrico, entre otras obras-, que ha presentado ya los primeros bocetos. En las imágenes virtuales, los pilares del viaducto toman forma, precisamente, de 'Y'.

La aprobación de este viaducto y su incorporación al proyecto de obra del tramo Abadiño-Durango -cuya ejecución se ha iniciado este mismo mes- requerirá un esfuerzo económico extra para las arcas del Ministerio de Fomento, que sufragan en su totalidad las obras del trazado. Su coste se ha calculado en el entorno de los 14 millones de euros. La misma firma de ingeniería seleccionada para este punto de la 'Y' ha elaborado, a su vez, otro de los viaductos representativos de la futura línea de alta velocidad.

Se trata del que se ubicará a la salida de Vitoria. Este puente medirá 505 metros de longitud y sobrevolará la N-1, la carretera A-3002 y el río Zadorra. Con luces de hasta 85 metros en algunos vanos, presenta un perfil ondulante que tratará de minimizar el impacto visual de la infraestructura en esta zona alavesa.

Adif también prepara actuaciones singulares en otras localidades como Abadiño y Elorrio, mientras que en el tramo guipuzcoano -cuya ejecución está encargada al Gobierno vasco- los proyectos de obra aprobados por el momento no prevén viaductos de gran tamaño ni de fuerte impacto sobre el terreno. Un portavoz del Departamento de Transportes apuntó, por su parte, que la estética será un aspecto «que se cuidará» en la medida de lo posible en las construcciones que se lleven a cabo en este territorio.

Fotos

Vídeos