El ensanche de Barakaldo mira a Lutxana

Los terrenos de Sefanitro y Befesa acogerán 2.000 nuevas viviendas y una torre de 120 metros de altura

UNAI MORÁN| BARAKALDO
Maqueta del complejo, una ciudad en miniatura vertebrada por el agua. / EL CORREO/
Maqueta del complejo, una ciudad en miniatura vertebrada por el agua. / EL CORREO

La vieja ciudad gris e industrial forma ya parte de la historia. Barakaldo resurge, a golpe de talonario y excavadora, sobre los terrenos de las fábricas que antaño jalonaron su paisaje. El cambio se percibe ya en casi todos los rincones. Muy pronto se podrá comprobar también en Lutxana. El último reducto fabril se reconvertirá en el nuevo ensanche de la segunda urbe vizcaína. Con un espectacular complejo, sobre el solar de Sefanitro y Befesa, en el que se levantarán 2.000 viviendas y una gran torre de 120 metros de altura, llamada a convertirse en referente arquitectónico de todo el Bilbao metropolitano.

Aunque diseñada con grandes bloques, la nueva promoción será como una ciudad en miniatura. Sus vecinos no tendrán que abandonarla para hacer vida. En 250.000 metros cuadrados de superficie (37 campos de San Mamés) combinará pisos, comercios «de barrio» y un parque empresarial urbano que reservará espacio para oficinas y generará mil puestos de trabajo. Resi- dencia, empleo, compras y diversión convivirán en un único entorno, situado estratégicamente entre el Nervión y el centro de Barakaldo. Al pie de la A-8 y junto a la BI-3739 que enlaza la margen izquierda.

El agua será el elemento vertebrador del futuro ensanche. Un canal artificial de medio kilómetro atravesará el centro de la urbanización antes de desembocar en un gran estanque junto a la ría. A su izquierda se ubicarán las viviendas y a la derecha los equipamientos y servicios. Al contrario que en el barrio actual de Lutxana, todos los edificios mirarán hacia el Nervión. Un gran parque de casi cuatro hectáreas conectará la nueva zona con el cauce, al que los residentes podrán acercarse en pocos minutos a través de cómodas sendas peatonales.

De las viviendas contempladas, 700 serán protegidas y 1.300 de iniciativa privada. Estás últimas serán de lujo e incorporarán piscinas comunitarias, hecho insólito en Barakaldo. Las de promoción pública tendrán también un carácter innovador. Sus futuros inquilinos, no en vano, podrán elegir los materiales de construcción. La torre acogerá sólo 300 pisos. Los demás se distribuirán en doce bloques de entre cinco y catorce alturas.

Clínica y hotel

El nuevo Lutxana se completará con amplios jardines, juegos infantiles, áreas de estancia e importantes equipamientos deportivos y culturales que el Ayuntamiento tiene todavía que definir. La promoción incluye también el emplazamiento de una clínica sanitaria y la construcción de un hotel. Varias empresas han mostrado ya su interés en ambos proyectos. La actuación, por otro lado, permitirá recuperar la deteriorada ladera sur del monte Rontegi, donde se plantarán 21.000 árboles y se habilitará un circuito de senderismo con zonas para practicar ejercicio al aire libre..

La intervención en el solar de Sefanitro y Befesa conllevará mejoras para todo Lutxana. El proyecto contempla una nueva unión con el centro de la ciudad a través de un pequeño túnel peatonal y rodado que discurrirá bajo la autopista hasta la calle Etxatxu, ya en Rontegi. El metro quedará a sólo cinco minutos andando. Además, se cubrirán las vías de Renfe y se acercará la estación ferroviaria al núcleo habitado. Sobre los raíles se ampliará la ronda de circunvalación.

Será, en conjunto, la obra privada de mayor envergadura en el País Vasco. Las promotoras Iurbentia y Fonorte, impulsoras del proyecto, invertirán en conjunto 660 millones de euros, casi la mitad en la compra de los terrenos. Pero la imagen del nuevo Lutxana tardará en llegar. Los trabajos arrancarán la próxima primavera, aunque debido a su complejidad se ejecutarán por fases y no estarán finalizados hasta dentro de ocho años.

Fotos

Vídeos