Los cartones vuelven al bingo Arizona

La empresa catalana GBC pondrá en marcha la sala de juego después del verano Inbisa compró el inmueble por 20 millones en 2006

JOSU GARCÍA| BILBAO
La sala se ubica en la Gran Vía. / BORJA AGUDO/
La sala se ubica en la Gran Vía. / BORJA AGUDO

Los cartones y las bolas con números volverán al bingo Arizona después del verano, según ha podido saber este diario. Tras un año de abandono, la sala de juego, ubicada en el número 73 de la céntrica Gran Vía, reabrirá sus puertas gracias a los planes de expansión de la firma catalana Global Bingo Corporation (GBC). La empresa ha suscrito un contrato de alquiler del inmueble con Inbisa, que compró el local por 20 millones de euros, en 2006, a los herederos de la familia que había regentado el establecimiento durante las últimas décadas.

Pese a que actualmente el juego vive una época dorada con las apuestas virtuales y en Internet, los planes de GBC pasan por revitalizar un negocio de toda la vida. En principio, la firma catalana no prevé realizar grandes reformas. Ocupará la planta baja y las dos alturas con las que cuenta el edificio. Cada piso tiene una superficie útil aproximada de quinientos metros cuadrados. Además, la excelente ubicación del local ha sido uno de los factores que ha llevado a la compañía a invertir en esta iniciativa.

Los nuevos propietarios del Arizona han iniciado ya el proceso de contratación de personal. El pasado fin de semana, varios anuncios en medios especializados instaban a los interesados en participar en la selección de la plantilla a enviar su currículum.

La reapertura como bingo cierra el paso, al menos de momento, a otras opciones que se estudiaron para poner en valor el inmueble. Una potente cadena hostelera pretendía abrir un hotel de lujo, con sesenta habitaciones, mientras que una importante empresa a nivel nacional barajó adquirir el bloque para instalar en el futuro su sede administrativa. La propiedad tiene un gran valor inmobiliario, ya que el Plan General de Ordenación Urbana de Bilbao permite construir cinco plantas más, así como excavar cinco sótanos. Sólo hay un pero: la parcela no puede ser destinada a un uso residencial.

El edificio del bingo Arizona fue diseñado por el prestigioso arquitecto Juan Izpizua; durante muchas décadas, el arquitecto municipal de la villa. Entre sus obras más conocidas destacan las escuelas de Ollerías (1922) y Atxuri (1926), la iglesia de San Felicísimo (1959) y el edificio de 'El Tigre' (1941), ubicado en Botica Vieja y que actualmente ha sido reabierto como clínica de fertilidad.

Fotos

Vídeos