Nelson Mandela condena el «fracasado liderazgo» del octogenario mandatario

AGENCIAS| LONDRES

Después de presenciar la crisis de Zimbabue desde la barrera, el ex presidente sudafricano Nelson Mandela decidió ayer romper su silencio y posicionarse contra las prácticas del Gobierno de Robert Mugabe. El líder de la mayor revolución pacífica africana condenó el régimen del mandatario zimbabuense durante un discurso pronunciado en Londres, donde llegó el pasado domingo para participar en una semana de celebraciones con motivo de su noventa cumpleaños. Mandela calificó el conflicto de este país como «un trágico fracaso del liderazgo» en un cena junto a numerosas personalidades como Bill Clinton y Robert de Niro.

El histórico dirigente aludió a la situación en Zimbabue durante un repaso a la realidad africana. «Vemos con desolación la continua tragedia en Darfur, más cerca de casa hemos visto el estallido de la violencia contra los compañeros africanos en nuestro propio país, y el trágico fracaso del liderazgo en nuestro vecino Zimbabue».

Hasta ahora se había mantenido al margen debido en parte al pacto no escrito que mantiene con su sucesor, Thabo Mbeki, por el que el ex presidente sudafricano no intervendría en cuestiones de la competencia del actual mandatario, quien ha intentado mediar entre el Ejecutivo de Mugabe y la oposición.

Pero diversos sectores habían apelado a Mandela a sumarse a la condena internacional, puesto que está considerado por muchos como el «guardián de la autoridad moral» del continente. Aún así, su poder de influencia podría ser reducido por su rivalidad con Mugabe, lo que restaría trascendencia a cualquier intento conciliador.