Más límites a la apertura en festivo

El Parlamento vasco aprueba la ley que rebaja el tamaño de las tiendas que tienen libertad de horarios comerciales

L. MONDRAGÓN| VITORIA
Xiao Rong Zhu regenta un wok, restaurante de bufet libre chino, en pleno centro bilbaíno. / BORJA AGUDO/
Xiao Rong Zhu regenta un wok, restaurante de bufet libre chino, en pleno centro bilbaíno. / BORJA AGUDO

Encontrar un establecimiento comercial abierto en domingo será a partir de ahora un poco más difícil en Euskadi. El Parlamento vasco aprobó ayer la segunda reforma de la Ley de Actividad Comercial, que rebaja de 400 a 150 metros cuadrados el tamaño de las tiendas que tienen total libertad de horarios de apertura al público. Con la nueva norma, los que dispongan de una superficie de venta superior a esa cifra sólo podrán levantar la persiana, como el resto, hasta ocho domingos al año y un máximo de 72 horas a la semana.

De esta forma, hacer compras en festivo se complica aún más en el País Vasco, la única comunidad de España donde el grueso del sector no abe en festivo pese a que la ley admite la posibilidad de hacerlo durante algunos días. El Servicio Vasco de la Competencia inevstiga esa situación y ha instruido expediente a varias grandes cadenas de distribución ante la sospecha de que un pacto entre ellas.

Aunque no figura en la argumentación del cambio legal, a nadie se le escapa que la reforma tiene como uno de sus objetivos prioritarios frenar la expansión del sector de bazares gestionados por ciudadanos chinos, que suman alrededor de 350 de las 500 tiendas afectadas en Euskadi por la medida. Pero también recortará la capacidad de un importante número de supermercados, en general no integrados en las grandes cadenas y con frecuencia regentados por personal oriental, que tenían en el domingo por la mañana uno de los días de mayor venta. A partir de ahora, si quieren abrir más de los ocho festivos permitidos, deberán reducir su tamaño.

La restricción, que entrará en vigor en cuanto sea publicada en el Boletín Oficial del País Vasco en los próximos días, no afectará a tiendas de pan, pasteles, prensa, gasolineras y flores y plantas, aunque en los tres primeros casos es difícil que sobrepasen los 150 metros cuadrados. Tampoco será aplicable a las situadas en zonas fronterizas.

Otra novedad de la nueva normativa es la atribución a los ayuntamientos de toda la competencia para conceder el permiso de apertura de comercios, con una licencia única, aunque en este caso entrará en vigor en el año 2010. Hasta entonces, después del permiso municipal será necesario conseguir, como en los últimos años, una segunda autorización del Gobierno vasco.

Los municipios dispondrán también de la facultad de prohibir la venta de alcohol entre las diez de la noche y las siete de la mañana en los establecimientos comerciales, con independencia del régimen de apertura que tengan.

Además, la regulación agrava las sanciones por el incumplimiento de lo dispuesto en la ley. Las multas oscilarán entre los 25.000 euros y los 900.000 en los casos de las infracciones más graves.

Apoyo del PP

La reforma contó con el apoyo de los grupos parlamentarios que respaldan al tripartito -PNV, EA y EB- y del Partido Popular. Se abstuvieron el PSE, EHAK y Aralar.

La consejera de Industria y Comercio, Ana Aguirre, destacó que la nueva regulación pretende adaptar la legislación vasca a la normativa europea que entrará en vigor en 2009. Además, resaltó que «equilibra adecuadamente los diferentes intereses» de empresas, trabajadores y consumidores, y los medioambientales, urbanísticos y sociales.

Desde el grupo socialista, la parlamentaria Joana Madrigal justificó su abstención por el hecho de que la ley no concede un periodo transitorio que dé a los establecimientos tiempo para adaptarse. «No es admisible -explicó- que haya que cerrar los comercios los días que más caja se hace». No obstante, reconoció que se habían admitido gran parte de las enmiendas presentadas por su grupo.

El parlamentario popular Iñaki Oyarzabal aseguró que la ley «mantiene el equilibrio entre la libre competencia y la protección del pequeño comerciante».

El cambio de legislación atañe a los establecimientos que tengan más de 150 metros cuadrados, en lugar de los 400 a los que afectaba la ley hasta ahora. Sobre todo, se trata de bazares y tiendas de 'Todo a 100'.

En base a los cálculos del Gobierno vasco, existen alrededor de medio millar de negocios de este tipo en Euskadi -la mayoría en las urbes-, de los cuales 350 son bazares regentados por asiáticos.

Los puestos dedicados a la venta de pan, pasteles, prensa, combustibles, flores y plantas o que se hallen en estaciones y en puntos fronterizos.

Las tiendas no podrán permanecer abiertas más de 72 horas semanales ni tampoco más de ocho domingos o festivos cada año.

Desde 2010, los ayuntamientos concederán un único permiso comercial. Hasta ahora, era necesaria una autorización municipal y otra del Gobierno vasco.

Las infracciones serán penadas con mayor severidad mediante sanciones de entre 25.000 y 900.000 euros, dependiendo de la gravedad del punto vulnerado.

El Ejecutivo autónomo se ha comprometido a ayudar y dar dinero a los ayuntamientos para impulsar la modernización del pequeño comercio.