La BBK construirá una nueva residencia para los 325 usuarios del centro Reina de la Paz

El antiguo edificio será demolido y los residentes, realojados en otros geriátricos

DAVID S. OLABARRI| BILBAO
La residencia Reina de la Paz no cumple los requisitos de la normativa vigente. / EL CORREO/
La residencia Reina de la Paz no cumple los requisitos de la normativa vigente. / EL CORREO

Los 325 usuarios del Reina de la Paz serán realojados con «carácter inmediato» en otras residencias para personas mayores. El motivo se encuentra en la construcción por parte de la BBK de un nuevo centro en el bilbaíno barrio de Ibarrekolanda, en el mismo espacio en el que actualmente ocupa el Reina de la Paz, que debe adaptarse a la vigente normativa sobre servicios sociales residenciales para la tercera edad. Según las previsiones de la caja vizcaína, el nuevo centro no estará concluido antes de dos o tres años y la inversión necesaria para edificarlo ascenderá a cinco millones de euros.

Como consecuencia de los decretos aprobados por el Gobierno autonómico en esta materia (40/1988, 41/1998 y 195/2006), cuyos plazos de cumplimiento vencían de forma «inminente», la entidad bancaria se verá «obligada» a demoler total o parcialmente el edificio, construido en un momento (1975) «muy anterior» a la fecha de promulgación de la nueva normativa. El geriátrico actual -propiedad de la BBK- no cumple con algunos de los requisitos exigidos, como son el tamaño de las habitaciones, las dimensiones de las camas y la adaptación de los cuartos de baño, entre otros.

Ningún coste adicional

Por estas razones, en un plazo de «dos o tres meses» todos los usuarios del Reina de la Paz serán trasladados a otras residencias, públicas o privadas, donde permanecerán hasta que termine la obra. Con el objetivo de conseguir las «mejores condiciones» posibles para sus clientes, la BBK negocia en la actualidad acuerdos de colaboración con distintos centros de «calidad contrastada y adaptados a la normativa». Esta operación, según las mismas fuentes, no supondrá ningún gasto adicional para los usuarios. La caja de ahorros complementará con recursos de sus arcas las tasas que en la actualidad abonan los residentes.

En lo que se refiere a las obras, la entidad vizcaína espera que el diseño arquitectónico del nuevo proyecto esté terminado en unos seis meses. Lo que todavía no está claro es si se deberá proceder a la demolición completa del edificio o, si por el contrario, se podrá utilizar la estructura del mismo para construir la nueva instalación. En cualquier caso, la BBK espera poder iniciar los trabajos en 2009 y, en términos generales, se calcula que las obras durarán entre dos o tres años. Los responsables de la caja también garantizan que se mantendrán los puestos de empleo.

Fotos

Vídeos