«Decir que estoy tras la salida de Ampo e Irizar de Mondragón es insultar a sus 1.150 socios»

«Sería bueno que el grupo se renueve con gente más joven y del exterior»

CARMELO LEZANABILBAO
«La Corporación nunca ha mostrado interés por Irizar» / I. PÉREZ/
«La Corporación nunca ha mostrado interés por Irizar» / I. PÉREZ

Koldo Saratxaga rechaza sin ambages que él sea el artífice de la ruptura unilateral de Irizar y Ampo con Mondragón. Y no es la única cuestión que desmiente. El ex máximo responsable del fabricante de autobuses y actual asesor de ambas cooperativas tacha de «absolutamente falso» que detrás de su salida se encuentre la falta de solidaridad.

-Las asambleas de Ampo e Irizar han aprobado su marcha de Mondragón. Usted es asesor de ambas, fue coordinador general de Irizar y el comentario general es que ha sido el cerebro de esa operación y que está detrás de lo ocurrido.

-No es así.Para mí hubiera sido mucho más fácil haberlo hecho durante los 14 años que estuve en Irizar. Decir que yo he dirigido esto es un insulto para las 1.150 personas socias de Ampo e Irizar, que son quienes han adoptado el acuerdo. Creo que la decisión que han tomado es buena, es innovadora, de futuro y estoy absolutamente de acuerdo con ella, pero decir que he logrado que 1.150 personas vayan por donde yo quiera es absolutamente falso. Desde un principio, siempre he pensado que desde que me llevaron a Irizar lo hicieron más para cerrar la compañía que para sacarla adelante.

-¿Por qué dice eso?

-Jamás he tenido ninguna ayuda de ningún tipo de la cúpula de Mondragón, ningún reconocimiento, ninguna admiración, ningún interés a pesar de que desde 1993 Irizar ya estaba a la cabeza de MCC en resultados. Nunca nadie de la cúpula ha felicitado a la compañía.

«Soy humilde»

-Habla de falta de reconocimiento, y en ese sentido en numerosos ámbitos cooperativistas existe la convicción de que el abandono tiene origen en un sentimiento de rencor por su parte hacia la Corporación, por no haber extendido su modelo de gestión a todas las cooperativas.

-Soy bastante más humilde que todo eso. Si hubiera sido por ese motivo y lo hubiese querido, estando en Irizar habría sido relativamente fácil haber conseguido su salida, y nunca lo intenté.

-Entonces, ¿cómo surge la decisión de romper unilateralmente?

-Cuando las cosas han ido surgiendo he creído, como uno más, que posiblemente había llegado el momento de hacer esta gran innovación. El inmovilismo es antiinnovación.

-¿Quiere decir que Mondragón hacía inviable que esas empresas pudieran desarrollarse como querían?

-No parece que lo facilite cuando estamos a velocidades diferentes.

-¿Ha habido presiones por parte de la Corporación para evitar la salida de Ampo e Irizar?

- Ha habido un interés fundamental en que no salga Ampo, pero no tanto en que no salga Irizar. Han tenido más interés en que se quede Ampo que en que se quede Irizar.

-Ambas empresas han justificado su decisión en que necesitan agilidad para tomar decisiones. ¿El hecho de que la Corporación sea un gigante le ha hecho perder agilidad?

-Creo que ahí hay personas que llevan demasiados años en el mismo sitio. Siempre he defendido que sería bueno que esa organización se renovara con personas más jóvenes y del exterior. Es muy difícil entender que una organización de ese tamaño no tenga consejeros externos permanentes.

-¿Mondragón está en crisis?

-No, no creo que esté en crisis. Pero siempre digo, hablando en general, que con métodos, culturas y herramientas del pasado no se construye el futuro.

30 millones

-Se ha relacionado la salida de ambas cooperativas con motivos económicos y con su rechazo al modelo de intercooperación y solidaridad de Mondragón. ¿Es cierto?

-Es radicalmente falso. Con esta salida, los socios de Irizar y Ampo no van a recibir más. Irizar habrá recibido de Mondragón poco más de dos millones de euros como consecuencia de la crisis que vivió hasta 1991. Por contra, en los últimos 12 ó 13 años ha aportado a la Corporación del orden de 30 millones de euros a fondo perdido. Es decir, ha multiplicado por quince lo que ha recibido. Además, Irizar ha pagado en todo momento los salarios de todos los trabajadores de sus plantas exteriores cuando han tenido que estar paradas durante meses por distintos motivos. Ha ocurrido en Brasil, China, Marruecos o cuando ha habido caída de actividad en Ormaiztegi. Esas situaciones han supuesto del orden de 12 millones en salarios. Además, ha dedicado el 0,7% de sus beneficios para la sociedad. Jamás ninguna persona de Irizar ha puesto pegas a que todo eso se haga así y a apostar por la generosidad. Irizar está a la cabeza del ránking de generosidad y Ampo, igual.

-¿Habrá nuevos abandonos de empresas de Mondragón?

-No soy consciente de que haya ninguno, ni de que alguna otra cooperativa se lo esté planteando.

Fotos

Vídeos