Rescate del 'guinea' olvidado

El Museo de Bilbao lleva al taller un enorme óleo del histórico pintor vasco, marcado por el infortunio de un antiguo desgarro en la tela

J. A. GONZÁLEZ CARRERA G.CARRERA@DIARIO-ELCORREO.COM| BILBAO
Guinea plasmó en esta escena titulada '¡Cristiano!' (1897) la reunión para celebrar un bautizo./
Guinea plasmó en esta escena titulada '¡Cristiano!' (1897) la reunión para celebrar un bautizo.

Anselmo Guinea, pintor y maestro de pinotores y otros oficios en el Bilbao de finales del XIX, cuando arraigaban las primeras generaciones de artistas vascos, fio buena parte de su fama a un óleo enorme de 2,64 x 3,95 metros titulado '¡Cristiano!', que pintó para una exposición en Madrid en 1897; el destino de la obra, sin embargo, ha estado marcado hasta ahora por un desgarro sufrido en la tela al llegar a la capital y ser desembalada.

Perteneciente al Museo de Bellas Artes de Bilbao desde 1921, gracias a una aportación de la Diputación de Vizcaya, el cuadro ha estado en situación de desplazado en el palacio foral mucho tiempo, donde se mostraba en la planta baja; ahora el centro se dispone a restañar sus heridas y a rescatarlo para siempre para su exposición permanente, como «una de las obras maestras de su colección», explicó ayer, al anunciar la noticia, el jefe del departamento de Conservación y Restauración, José Luis Merino.

La obra, que presenta minúsculas pérdidas de pintura en toda su superficie, muy oscurecida además por la suciedad y viejos barnices, ha sido incluida junto con otras siete de los fondos del museo en el plan de restauraciones de de este año del programa 'Zaindu', que financia la firma El Corte Inglés, uno de los principales patronos del centro.

Fiesta de bautizo

La monumental pintura muestra una escena de campesinos vascos, probablemente de Arratia, que celebran al aire libre el bautizo de un nuevo vástago. En ella, explicaron en el museo, Guinea aúna el realismo que aprende de su etapa de estudiante en Roma, patente en la escena con personajes y utensilios a la sombra de los árboles, con recursos propios de los impresionistas, cuya obra conoce de algunos viajes a París, lo que se patentiza en el luminoso paisaje del fondo.

El plan de restauraciones incluye este año más obras que nunca, para celebrar el «centenario de la constitución del museo; ¡felicidades!», expresó el director de la citada firma comercial en Bilbao, Inocencio Gutiérrez Oyagüe.

La lista incluye la tabla de tema religioso (San Joaquín y Santa Ana ante la puerta del templo') obra del taller de Blasco de Grañén, uno de los más importantes exponentes de la pintura gótica aragonesa, del que el museo posee otras cinco tablas; también, un bodegón atribuido a Francesco Fieravino 'Il Maltese', cuatro bocetos en tinta china sobre papel de Adolfo Guiard y los cuadros 'Signo y materia 3-D', de Tàpies, y 'Composición-86 II', de Ruiz Balerdi.

Fotos

Vídeos