Bilbao invertirá 228 millones en construir cerca de 2.000 pisos sociales

El Ayuntamiento desahucia a 183 inquilinos de viviendas protegidas por el impago de rentas

LUIS GÓMEZ
CON VISTA. Una mujer, en el salón de su casa. / EL CORREO/
CON VISTA. Una mujer, en el salón de su casa. / EL CORREO

«Voy a cambiar una habitación por un piso completo y por menos de lo que pagaba por un cuarto», reflexiona Joana Ibáñez de 25 años. «Mis padres dicen que soy muy joven para vivir solo, pero sé que puedo hacerlo perfectamente», afirma, entusiasmado, Jagoba Sánchez, de 22, con una discapacidad que le obliga a moverse en una silla de ruedas. Y Mercedes Caletrio tampoco oculta su ilusión por haber logrado su ansiada emancipación: «Desde que volví de Inglaterra con mi hijo he estado alojada en casa de mis padres. Por fin, puedo independizarme», reconoce, aliviada, esta mujer de 41 años.

El Ayuntamiento de Bilbao se ha convertido en el principal agente y promotor inmobiliario para «toda clase de vecinos». Lo mismo alquila que construye. En plena crisis del ladrillo, se ha erigido en la ciudad con el mayor patrimonio municipal de pisos protegidos de España. Posee 3.592 inmuebles, además de un importante lote de locales -938-, con los que busca facilitar el acceso a la vivienda en una de las ciudades más caras del país. Pero sólo en régimen de alquiler, que distingue la política trazada por Julia Madrazo «de la del resto» de dirigentes españoles.

Gracias a este programa, el Consistorio ha logrado arrendar el 94% de sus viviendas. El plan ha beneficiado, sobre todo, a un perfil muy determinado: joven menor de 35 años y con unos ingresos inferiores a 15.000 euros. La superficie de las casas rara vez supera los 60 metros cuadrados al ocuparlas en su mayoría -62,5%- una sola persona.

Sin embargo, la teniente de alcalde mantiene unas expectativas aún más ambiciosas. Si durante 2007 adjudicó 645 pisos en régimen de alquiler protegido -98 de nueva construcción-, la oferta se disparará a lo largo del próximo trienio gracias a un descomunal desembolso de 228 millones de euros. La capital vizcaína invertirá esta cantidad en la promoción y edificación de 1.970 viviendas a lo largo y ancho de la urbe. El plan concebido hasta 2011 se sustenta en los 130 millones que el Ayuntamiento recaudó con la venta de casi 2.000 antiguos pisos municipales y se extenderá por siete de los ocho distritos de la capital.

Con esta política «integradora», la Administración apuesta por un «desarrollo equilibrado» que evite la concentración de la edificación protegida en la periferia y la «del lujo» en el centro. De cumplirse los planes y plazos previstos, Bilbao contará para entonces con 5.138 viviendas. Un fuerte impulso que garantiza, de rebote, otro importante beneficio: el importante rejuvenecimiento del parque inmobiliario. Madrazo no ocultó ayer que la edad media de los pisos de titularidad pública experimentó un notable descenso en 2007 -casi tres años- hasta situarse en 41,5 años.

Aunque en medio de tanta noticia positiva, la delegada de Urbanismo tampoco pasó por alto que hay inquilinos a los que ha habido que desahuciar por incumplir sus compromisos financieros. Concretamente, 183 familias se han quedado sin casa por el impago de las rentas. Madrazo advirtió, no obstante, que la morosidad sólo alcanza el 3,84%, el porcentaje, explicó, más bajo de España. El importe de recibos impagados suma 572.000 euros.

Fotos

Vídeos