La bomba utilizada por ETA en el atentado de Getxo estaba compuesta por 60 kilos de explosivos

El artefacto no ha causado heridos pero sí numerosos daños materiales

D. S. OLABARRI GETXO
La bomba ha causado numerosos daños materiales, pero no ha habido heridos. / Luis Calabor/
La bomba ha causado numerosos daños materiales, pero no ha habido heridos. / Luis Calabor

La furgoneta-bomba que ETA hizo estallar esta pasada madrugada en la localidad vizcaína de Getxo estaba cargada de 60 kilos de explosivos, todavía por determinar, según ha dado a conocer el Departamento vasco de Interior. Las mismas fuentes han señalado que era una bomba "direccionada" de confección similar a un artefacto que apareció abandonado hace unos meses en esta localidad. Asimismo, han informado que la furgoneta Citroën Berlingo en la que se encontraba colocado el explosivo estaba direccionada hacia el edificio del Club Marítimo del Abra con el objetivo de "causar los mayores daños posibles". [Fotos] [Vídeo]

La deflagración ha causado un cráter de dos metros de diámetro por 30 centímetros de profundidad. La Ertzaintza prosigue sus investigaciones así como la recogida de indicios en el lugar. Según las primeras informaciones, el artefacto era similar al desactivado el pasado mes de enero en un camino vecinal de Berango. A las doce del mediodía está prevista la presencia del consejero vasco de Interior, Javier Balza, en la zona.

El atentado, en el que no se produjeron heridos, tuvo lugar en la calle José Luis Ugarte [Mapa], una arteria abierta al mar, que dispone de un pequeño embarcadero y que discurre en paralelo a la avenida Zugazarte, un área en concreto duramente castigada por la banda a lo largo de su macabra historia terrorista. Se da la circunstancia de que un trabajador del Club Marítimo pudo ver cómo los terroristas aparcaban el vehículo en las inmediaciones. Las fuerzas de seguridad sospechaban que la organización etarra tenía a Getxo como un objetivo primordial desde que rompió el alto el fuego.

Un comunicante anónimo llamó por teléfono a medianoche a la DYA de Bilbao y precisó al operador que en el plazo de una hora «habría una explosión» de una furgoneta bomba en el paseo marítimo de Getxo. El individuo aseguró llamar en nombre de ETA. De inmediato, la DYA puso el aviso en conocimiento de la Ertzaintza, que acudió al lugar e inició la búsqueda del artefacto. Al mismo tiempo activó el protocolo de seguridad para acordonar el lugar y desalojar a los vecinos. Los agentes pudieron localizar en unos minutos la furgoneta sospechosa aparcada junto al Club Marítimo. A la una menos diez de la madrugada, explotó.

Una bola de fuego

La fuerte detonación provocó una bola de fuego, visible desde unos cuatrocientos metros de distancia, y un fuerte estampido que pudo escucharse en localidades como Leioa o Barakaldo, en este caso a más de diez kilómetros de distancia. La onda expansiva causó «numerosos destrozos» en las viviendas más cercanas, según los primeros testimonios aportados por algunos residentes. «Hay muchísimas ventanas rotas». [Vídeo] Uno de los responsables del Club Marítimo explicó a este periódico que la explosión destruyó la fachada del edificio que da al mar e hizo añicos los cristales del resto del inmueble. Con la luz del día se aprecia además «un gran socavón». [Más reacciones]

Hace tres décadas, la banda terrorista también atacó estas mismas instalaciones, lo que esta madrugada recordaron algunos vecinos con muestras de dolor, hartazgo y frases como «ya es suficiente tanta barbarie». En aquella ocasión, la bomba fue mucho menos potente, pero ocasionó un incendio que destruyó el club marítimo, construido casi íntegramente con madera. Algunos testigos evaluaban anoche que el hecho de que la furgoneta estuviera aparcada en un lateral abierto al mar evitó que los destrozos fueran todavía más elevados.

A las dos de la madrugada, la zona continuaba cortada, mientras los artificieros iniciaban la búsqueda de evidencias para conocer en detalle el artefacto y su composición. Algunos restos del vehículo empleado por los terroristas aparecieron a 300 metros de distancia.

Tras conocer el atentado, el alcalde del municipio, Imanol Landa, acudió al lugar donde expresó a los medios su "condena más radical y absoluta" por esta nueva acción terrorista, así como su "repugnancia hacia quienes usan métodos violentos".

Legutiano

Se da la circunstancia de que ETA ha vuelto a utilizar una furgoneta cargada con explosivos tan sólo cinco días después de que atacara con este mismo sistema el cuartel de Legutiano y asesinara al guardia civil Juan Manuel Piñuel. En esa ocasión, el comando huyó velozmente tras aparcar el vehículo ante el puesto y establecer su detonación en tres minutos. En el caso de esta madrugada, los activistas habían dejado el furgón en el callejón tiempo antes y alertaron de su existencia a la DYA.

La última vez que ETA atentó en Getxo fue en noviembre pasado, cuando un comando tendió una trampa a los artificieros de la Ertzaintza mediante una bomba colocada en la puerta de los juzgados municipales, y un segundo explosivo oculto en una papelera a cincuenta metros. Los expertos que llegaron al lugar lograron desactivar el primero. El segundo, por fortuna, falló en su mecanismo de activación, ya que pasó inadvertido para las fuerzas de seguridad hasta cinco horas después de que se neutralizara el primero.

Más tarde, el 31 de enero, los etarras volvieron a demostrar que Getxo figuraba claramente en sus planes terroristas y que buscada un atentado de graves repercusiones. La Policía vasca desmanteló un potente artefacto que ETA había fabricado con 40 kilos de amonal introducidos en un barril de cerveza. El artefacto fue encontrado por un paseante de forma casual en un camino vecinal y, al parecer, iba a ser entregado de modo inminente a un comando para que lo utilizara de modo inminente en esta localidad de la margen derecha.

Este hallazgo corroboró los indicios que ya tenían los investigadores desde agosto cuando, a raíz de la detención de un terrorista en la estación de autobuses de Santander, descubrieron que ETA había elaborado ya un plan para golpear en Getxo. El arresto del activista hizo que el comando comisionado para realizar este atentado se diera a la fuga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos