De los Toyos sustituirá a Arriola en la alcaldía de Eibar a finales de mes

La designación ayer del actual alcalde como secretario general del PSE de Guipúzcoa confirma el próximo nombramiento del nuevo primer edil eibarrés

R. ZUBIAEIBAR
NUEVO ALCALDE. De los Toyos, en esta imagen junto a Arriola, cogerá el mando de la alcaldía a finales de mes. / JULIO CALLEJA/
NUEVO ALCALDE. De los Toyos, en esta imagen junto a Arriola, cogerá el mando de la alcaldía a finales de mes. / JULIO CALLEJA

La designación ayer de Iñaki Arriola como nuevo secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa confirma el salto a la Alcaldía eibarresa de Miguel de los Toyos. En cumplimiento del guión establecido por los socialistas, el próximo día 26 Arriola presentará en el pleno municipal su renuncia a seguir ostentando el puesto de alcalde para dedicarse íntegramente a las labores internas del partido y como portavoz de su grupo en las Juntas Generales de Guipúzcoa.

Tras este pleno del 26, en breve se volverá a convocar otra sesión (probablemente el día 30) en la que se designará a Miguel de los Toyos como nuevo alcalde. Lo cierto es que no constituye una sorpresa el nombre del relevo de Arriola. Tras trece años como concejal, el próximo alcalde ha ido subiendo peldaños en el escalafón del grupo municipal hasta convertirse, sobre todo en la última legislatura, en la voz de su partido como consecuencia de la confianza depositada en él por Arriola.

De los Toyos llegó al Ayuntamiento en 1995 a petición personal de Arriola, que vio en él a un joven (tenía 28 años) con futuro político y que podía resultarle de gran ayuda en las labores municipales y le integró en su candidatura. Los socialistas ostentaban la Alcaldía y aunque el nuevo edil entró «desde abajo», prontó empezó su ascenso. Concejal de Personal primero, luego de Servicios y Hacienda y, finalmente, de Urbanismo, el área más compleja. Y desde hace 7 años es portavoz del PSE en el Ayuntamiento, y mano derecha de Arriola.

La estrategia que ahora plantean los socialistas es muy similar a la aplicada en 1993. Aurora Bascaran era una alcaldesa con un amplio reconocimiento social tras seis años en el cargo. El PSE consideró que era hora de cambiar y pensó en el delfín de Aurora, que era precisamente Arriola, conocido como 'segundo' de la alcaldesa. Quedaban dos años de legislatura, y era una buena oportunidad para dar a conocer al nuevo alcalde, y que luego pudiera aspirar a revalidar el cargo 'por méritos propios', como así fue, en las elecciones de 1995. El caso de De los Toyos es similar.

Convencer, no imponer

Aún así, él insiste en que, después de su larga trayectoria, «sigo sin considerarme un político, porque la gestión municipal es estar en las cosas del pueblo». Su personalidad y forma de ser, tanto en calidad de concejal como, próximanente, de alcalde es «flexible, en ningún caso extremista y tratando siempre de buscar puntos de encuentro, cuando es posible». Ve siempre al de enfrente «como adversario político, nunca como enemigo», aunque también admite que en Eibar «las relaciones entre los partidos y entre los concejales son buenas, lo cual hace más fáciles las cosas».

Al negociar o al enfrentarse a su adversario, intenta «no imponer sino convencer, aunque a veces hay que tomar decisiones sin haber convencido». No cree que su llegada a la alcaldía vaya a modificar sustancialmente el funcionamiento municipal. «Quedan tres años de legislatura, y aunque cada uno tenemos nuestra propia personalidad, a nivel de gestión municipal hay un acuerdo de gobierno y un programa suscrito con otros partidos, y lo que me toca a mí es poner las herramientas al servicio del cumplimiento de esos compromisos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos