Un homenaje a HB en Durango termina con altercados y trece detenidos

La izquierda abertzale elude el control de la Ertzaintza y logra celebrar un mitin, pese a la prohibición de Interior

MANU RUEDA M.RUEDA@DIARIO-ELCORREO.COM
PROTESTA. Los ex dirigentes de HB Tasio Erkizia y Txomin Ziluaga discuten con un mando de la Ertzaintza. / FOTOS: FERNANDO GÓMEZ/
PROTESTA. Los ex dirigentes de HB Tasio Erkizia y Txomin Ziluaga discuten con un mando de la Ertzaintza. / FOTOS: FERNANDO GÓMEZ

Los actos del treinta aniversario de la fundación de Herri Batasuna que la izquierda abertzale pretendía celebrar ayer en Durango concluyeron con graves altercados y trece detenidos, al tratar de sortear los promotores la prohibición impuesta por el Departamento de Interior del Gobierno vasco. A pesar del estrecho control de la Ertzaintza, los convocantes lograron llevar a cabo un mitin en la plaza de Santa Ana de la localidad, que fue disuelto por la Policía autónoma cuando estaba a punto de finalizar.

Varias dotaciones de la Ertzaintza equipadas con material antidisturbios se desplegaron poco antes de las cinco y media de la tarde junto a la Feria de Muestras de Landako, para impedir la celebración del acto político organizado por la izquierda abertzale en este escenario. En la explanada se habían reunido ya varios centenares de personas, entre las que se incluían destacados militantes abertzales, así como ex dirigentes de HB, entre los que se encontraban Txomin Ziluaga, Tasio Erkizia o Itziar Aizpurua, además del presidente de ANV, Kepa Bereziartua, el secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, y el ex dirigente de ETA Eugenio Etxebeste, 'Antxon'.

Algunos de estos antiguos líderes intentaron negociar con los mandos de la Etzaintza para que se les permitiera llevar a cabo algún tipo de acto alternativo. Los agentes, sin embargo, no lo consintieron y les dieron cinco minutos para realizar unas declaraciones a los medios de comunicación antes de proceder a desalojar la explanada. El miembro de la mesa nacional de Batasuna Iñaki Olalde empezó a intervenir ante los periodistas cuando un mando policial le interrumpió, lo que provocó un momento de tensión. Tras cantar el 'Eusko gudariak', los congregados improvisaron una manifestación.

La marcha, encabezada por una pancarta con el lema '30 urte ta segi aurrera' (30 años y sigue adelante), recorrió varias calles del extrarradio de Durango con consignas en favor de la lucha, de apoyo a ETA y en contra del PNV. Cuando la manifestación se acercó a uno de los accesos que desembocan en el casco viejo, un cordón policial salió a su encuentro, lo que provocó la dispersión de los concentrados por las calles colindantes y los tres primeros detenidos. A continuación, se sucedieron las carreras y los cruces de contenedores.

Refugiados en la iglesia

Con el centro de Durango tomado literalmente por la Ertzaintza, algunos de los manifestantes se desviaron hacia la plaza de Santa Ana, en pleno casco viejo, donde los organizadores habían dispuesto a toda velocidad megafonía y un atril en el pórtico de la iglesia. Tras la actuación de dos bertsolaris, la presentadora dio paso a Iñaki Olalde, quien cargó contra el PNV, al que acusó de «colaboracionismo descarado, sumisión» y de «rendir pleitesía a los poderes españoles» durante los últimos 30 años.

El mahaikide aseguró que la oferta de los jeltzales es la «asimilación» y «represión» para «mantener su negocio». En este sentido, hizo una novedosa concesión a EB, Aralar y EA para que «reflexionen» y digan si serán «marionetas» del PNV en un nuevo «fraude estatutario» o apuestan por un «cambio de marco democrático donde todos los proyectos sean realizables».

Cuando el mitin estaba a punto de concluir y los asistentes entonaban el 'Eusko gudariak', varios agentes de la Ertzaintza subieron al estrado para instarles a disolverse. Los policías fueron recibidos con el lanzamiento de botellas y éstos respondieron con una carga policial, por lo que muchos de los presentes se refugiaron en la iglesia. A partir de aquí los incidentes se multiplicaron por todo el casco viejo y la Ertzaintza efectuó al menos diez detenciones. Askatasuna afirmó que había cuatro personas heridas, una hospitalizada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos