El BBVA dejará su emblemática torre en Bilbao por otro edificio de Gran Vía

El traslado, que arrancará a finales de 2009, supondrá el inicio del proceso de venta del rascacielos

CARMELO LEZANA
SEDE. La torre del BBVA, junto al edificio de El Corte Inglés. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ/
SEDE. La torre del BBVA, junto al edificio de El Corte Inglés. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El BBVA tiene previsto iniciar a finales de 2009 o principios de 2010 el traslado de las instalaciones que posee en la emblemática torre situada en la Gran Vía bilbaína al edificio del antiguo Banco Bilbao, ubicado casi enfrente en la misma arteria de la capital vizcaína. Este inmueble, en proceso de remodelación desde hace ya varios meses, se convertirá en la nueva sede operativa del banco en Bilbao.

La paulatina mudanza, que podría iniciarse con el traslado de los despachos de la cúpula de la entidad de uno a otro edificio, es el primer paso de una estrategia diseñada por el BBVA para desprenderse en el futuro de la torre, ahora el edificio más alto de la ciudad. El cambio no afectará en absoluto al mantenimiento de la sede social del banco en Bilbao.

La operación encaja en el plan de racionalización de edificios iniciada por el Bilbao Vizcaya Argentaria en Madrid el pasado año. En la capital española vendió cuatro inmuebles -incluida la torre de Azca- para reubicar a 6.500 empleados en un nuevo y único complejo corporativo a las afueras de la metrópolis. Fuentes cercanas al banco aseguraron ayer que, en lo que respecta a Bilbao, aún no se ha decidido cómo se va a efectuar la desinversión. Otros medios consultados explicaron que se podría concretar mediante la venta de una parte del edificio -compuesto por la torre, de 85 metros de altura, y por un bloque adyacente más pequeño-, y el alquiler de la otra. También se baraja la venta de todas las dependencias.

Bilbao Vizcaya Argentaria está envuelto desde hace ya mucho tiempo en intensos rumores sobre la venta de su sede de Gran Vía, lo que hasta ahora nunca se ha materializado; comentarios que han ido aumentando en intensidad a medida que muchos de los empleados que trabajaban en esas instalaciones han sido trasladados a Madrid en un trasvase de los centros de decisión de Bilbao a la capital. A tal punto ha llegado la rumorología que, en varias ocasiones, se ha llegado a poner nombre y apellidos a los supuestos nuevos dueños de los locales aún propiedad del grupo financiero.

En la actualidad, la torre ubicada en el número 1 de Gran Vía acoge, entre otros, los servicios centrales y los corporativos del BBVA en la zona norte, que engloba, además del País Vasco, Aragón, Navarra, La Rioja y Cantabria. Por su parte, el bloque situado en el número 12 de esa misma avenida, a donde se ha decidido el traslado, alberga ahora los servicios de la territorial norte, así como el área de banca de empresas particulares y la Fundación BBVA.

Desde hace varios meses este inmueble se encuentra en obras, lo que obligó a que los empleados que trabajaban en él pasaran al rascacielos situado a escasos metros. Se prevé que el proceso de remodelación al que está siendo sometido -que contempla la creación de una planta noble para albergar los despachos del presidente, Francisco González, y del consejero delegado del banco, José Ignacio Goirigolzarri- se prolongue aún en el tiempo y no concluya hasta el próximo año. Cuando eso ocurra, se procederá al paulatino acomodo de los empleados y directivos que durante los últimos años se han distribuido entre ambos bloques. En suma, se convertirá en la nueva sede operativa del BBVA en Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos